Síguenos

¿Qué estás buscando?

24 mayo, 2024

Sustentabilidad

¡Que crezca la economía!

POR: GONZALO MEREDIZ ALONSO

Una de las creencias más comunes en torno a las Áreas Naturales Protegidas (ANP) es que impiden el desarrollo y le restan valor económico a la tierra. Ello ocasiona mucha oposición a la creación de nuevas ANP entre diversos sectores de la sociedad.

Viajemos a un país no muy lejano, con una superficie parecida a la de Quintana Roo y que es una potencia mundial en ecoturismo: Costa Rica.

Se trata de una nación que en 1986 tenía tan solo un 21% de cobertura forestal, una población de 2.7 millones de habitantes y un producto interno bruto (PIB) per cápita de poco más de US$3,500.

A partir de ese año, Costa Rica orientó sus políticas públicas hacia el ecoturismo, la creación de incentivos para detener la pérdida de bosques y selvas, y la implementación de energías limpias.

Para 2012, se había detenido la deforestación del país, su PIB per cápita era superior a los US$9,200, con casi el doble de la población de 1986.

¡La economía puede crecer mientras se detiene, y aún más, se revierte el deterioro ambiental! Esto no cuadra con el discurso sobre medio ambiente y crecimiento económico que prevalece en México.

El turismo le genera a la nación centroamericana ingresos de alrededor de US$3,000 millones de dólares anuales.

Ello gracias a que cada turista gasta, en su envidiable estancia promedio de 11 días, más de US$1,400; casi tres veces de lo que genera cada visitante a nuestro país. De ese turismo, el 57% visita los alrededores y el interior de 2 o 3 ANP, que por cierto cubren 25% del territorio del país y reciben una protección estricta.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Mientras los ticos hacen negocio cuidando sus recursos naturales, en México, y más concretamente en Quintana Roo, cada vez se generan debates más intensos en contra de las ANP y la enorme riqueza que encierran.

Sin embargo, existen claros ejemplos del potencial económico que tienen, listo para beneficiar a toda la población. Veamos uno de ellos.

Gracias a su condición de Reserva de la Biosfera, Sian Ka’an se ha convertido a lo largo de los años en uno de los principales destinos ecoturísticos de México, por los esfuerzos de organizaciones de la sociedad civil, de las autoridades y, sobre todo de las comunidades locales.

En 1991, cuando la asociación Amigos de Sian Ka’an creó un tour de flotación en los canales de manglar para recaudar fondos para la conservación de la reserva, se recibieron 642 visitantes. Para 2002, se recibían más de 38,500 turistas al año.

La asociación civil asumió los costos de lanzar y consolidar el destino en sus primeros años y, al despuntar comercialmente, lo cedió por completo a la comunidad local, organizada en cooperativas que, desde entonces, tienen el control completo y el manejo del turismo en Sian Ka’an, recibiendo la totalidad de las ganancias económicas que generan los visitantes que, para 2018, sumaban más de 180,000 al año.

Por ello, ha podido atestiguar otros muchos casos del beneficio social y económico que generan.

Pronto revisaremos algunos de esos ejemplos para ver el enorme potencial económico que tienen considerando que Quintana Roo.

Sigamos el camino tico y descubriremos que el crear y cuidar a las ANP puede generar, para los quintanarroenses, una riqueza que ni siquiera sospechamos.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Te puede interesar

Lo que bien se dice... bien se entiende

Advertisement