Síguenos

¿Qué estás buscando?

25 mayo, 2024

Lo que bien se dice... bien se entiende

Globalización VS Mundialización

Satanizar conceptos o repetirlos en un sentido coloquial sin profundizar en su verdadero significado, podría conducir a tener una visión muy corta o parcial de las cosas, pero, sobre todo, podría llevar al comicio de errores tanto de concepción como de acción.

La globalización y mundialización son términos que suelen usarse en sentido similar o como sinónimos, sin embargo, tienen sus grandes diferencias tanto etimológicas como de aplicación; la primera tendiente a una interrelación creciente entre países con fines comerciales y de libre mercado y la segunda con un enfoque más aspiracional en términos humanísticos, donde más allá de las fronteras y muros, se privilegie la mejora social.La historia de la humanidad, al menos la que se conoce y la que se ha documentado, indica que el proceso evolutivo es continuo y aunque cada día es más acelerado, menos sorprendente y más predecible, algo así como, lejos de mostrar resistencia, se busca una pronta adaptación al cambio, que flexibilice la incursión en el mismo, también es más confuso y provoca una pérdida de identidad, de arraigo y de preservación.

La globalización que ofrece el siglo XXI, sienta sus bases en el consumismo, el confort, la manipulación y persuasión, que impulse a los consumidores a actuar de determinada manera para atender los intereses de los grandes estrategas, mercadólogos, consorcios y hábiles emprendedores que, al analizar las conductas del consumidor, toman ventaja para lograr sus objetivos, en muchas ocasiones con grandes vacíos en la aplicación de la ética y los valores.

También tiene sus grandes ventajas y entre otras, sobresale el libre comercio de bienes y servicios a nivel internacional, disminución de los costos de producción, mayor competitividad empresarial y de calidad de productos, desarrollo tecnológico que favorece los niveles y rapidez de producción y uno de los más importantes para México, es la gran oferta de empleo en los países en vía de desarrollo, trayendo cambios colaterales en los procesos económicos, políticos, culturales, sociales y tecnológicos, dando lugar a un mundo más interconectado.

La mundialización por su lado se puede concebir como un proceso más lento y más deseable y busca que todos los países mantengan una relación de interdependencia en aspectos como la cultura, los medios de comunicación, la economía, la política e incluso el medio ambiente, elevando el nivel de conciencia de los seres humanos y evitando caer en las redes de la manipulación y consumismo para preservar el entorno en su estado más natural y armonioso. Luego entonces hay preguntas que resolver, ¿Qué es lo que prevalecerá? ¿Qué es lo más conveniente? ¿Estaremos entonces ante la formación de un nuevo mundo?

Te puede interesar

Lo que bien se dice... bien se entiende

Advertisement