Síguenos

¿Qué estás buscando?

14 junio, 2024

Letras de cambio

Respuesta a las calumnias

Una mujer que dice ser “periodista”, de la que nunca he escuchado hablar, y que aparentemente quiso ser “candidata independiente” publicó una serie de calumnias sobre mi persona que solamente demuestran su mala fe y su ignorancia supina.
Basta con revisar mi historia, con teclear mi nombre, para que mi vida, que ha sido pública, aparezca ante los ojos de quien quiera saber sobre mi tiempo en el planeta Tierra.

En cuanto a Quintana Roo, es todavía más fácil: con preguntar.

Dice la seudo periodista de nombre Blanca Esther Buenfil Vanegas, que no tiene 44 años como reportera, que no ha cubierto guerras internacionales ni campañas presidenciales, que no ha ido a la cárcel ni ha tenido que exiliarse por la fuerza de sus escritos como yo, que Joaquín Hendricks me “trajo” a Quintana Roo para que fuese “su articulista de cabecera” por lo que me pagó millones de pesos.

El planteamiento es tan estúpido que tal vez no merezca respuesta. Pero me gusta puntualizar verdades.

Yo llegué a Quintana Roo en 1977. Vine a entrevistar al entonces gobernador Jesús Martínez Ross. Después me quedé a vivir en Chetumal casi dos años, por motivos personales y trabajando como asesora de prensa para el gobernador.

Con Pedro Joaquín viajé infinidad de veces a Quintana Roo, pero nunca trabajé para él.
Con Miguel Borge vine únicamente a Cozumel, a ver a mi querido Nassim Joaquín que, como sabemos, no quería al entonces gobernador.

Con Mario Villanueva organicé un gran evento, con colaboración de bancos, Secretaría de Turismo Federal, Luis Donaldo Colosio y otras instituciones, en Nueva York. Fue un evento muy adelantado a su tiempo: “Una Jornada Ecológica” que incluyó eventos de inversión, turísticos y diversas exposiciones.

Villanueva Madrid nunca me pagó un centavo.
Como es de conocimiento público, fui asesora de seguridad con el gobernador Félix González y con el gobernador Roberto Borge, mis honorarios están publicados. Que no me hicieran mucho caso, es problema de ellos.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

A Joaquín Hendricks lo considero mi amigo. Vine muchas veces a Quintana Roo con él. Viví un año en Cancún al final de su gobierno. Nunca me pagó un centavo o me regaló un boleto de avión.

Me parece que la venganza de la señora María Rubio a supuestas “infidelidades” del entonces gobernador, fue muy injusta e inmoral. Lo defendí en su momento y lo seguiré defendiendo cuando hablen de ese tema. Las mujeres, sobre todo las que tienen hijos con un hombre, deben respetar su relación.

Todo lo anterior es fácil de investigar. Por lo que la falta de capacidad periodística, de rigor, de apego a la verdad de la señora Buenfil, son patéticas. Lamento mucho que enfrente la vejez con tanta incapacidad profesional.

Te puede interesar

Advertisement