Síguenos

¿Qué estás buscando?

25 mayo, 2024

La nota rosa del espectáculo

“El Rey” don Vicente Fernández

POR EDITH ENCALADA 

Nuestro adorado charro don Vicente Fernández nos mantiene muy preocupados por el grave estado de salud en el que se encuentra, debido al accidente que sufrió el pasado viernes seis de agosto, en su rancho “Los tres potrillos”, al resbalar mientras caminaba en su recamara; por lo que fue trasladado de inmediato al hospital para ser operado de emergencia.

La caída le generó un traumatismo raquimedular a nivel de la columna cervical, según informaron a través de un reporte médico en las redes sociales del cantante, el día diez de agosto. Hasta el día de ayer comunicaron que don Vicente Fernández se mantiene grave pero estable en relación con sus signos vitales, continúa dependiente de apoyo ventilatorio y sus funciones cerebrales se encuentran integras. Por lo que nos tiene a todo México pidiendo en oración por su pronta recuperación, ya que queremos a nuestro Charro de Huentitán por muchos años más y con mucha salud. 

Vicente Fernández Gómez “Chente” nació el 17 de febrero de 1940 en Huentitán El Alto, Jalisco, México; hijo de Ramón Fernández y de Paula Gómez de Fernández. 

A los seis años de edad empezó a soñar en una carrera como cantante. A los 8 años recibió una guitarra y rápidamente aprendió a tocarla y comenzó a estudiar música folclórica. 

Desde entonces, soñaba ya con el futuro: “Desde lo que puedo recordar, cuando yo tenía 6 ó 7 años, iba a ver las películas de Pedro Infante y le decía a mi mamá, cuando yo crezca voy a ser como ellos”

El 27 de diciembre de 1963 se casa con María del Refugio Abarca Villaseñor, conocida como la famosa “Cuquita” La pareja procreó cuatro hermosos hijos: Vicente, Gerardo, Alejandro y Alejandra.

Así nació la dinastía de los Fernández, siendo don Vicente Fernández “El Rey”, el que ha enamorado en sus conciertos con su potente voz, con sus canciones, y su celebre frase “Mientras el público no dejé de aplaudir yo no dejaré de cantar” 

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Desde esta humilde columna le enviamos una ovación sin fin, porque esté donde esté, Usted nunca dejará de cantar.

Le deseamos una pronta recuperación.

Te puede interesar

Advertisement