Síguenos

¿Qué estás buscando?

Antonio Ramos

Punto y coma

De chapulines y otras pestilencias

Los partidos políticos deben ser el instrumento puesto al servicio de la ciudadanía para alcanzar el poder, y ya con esta arma transformar, generar progreso y bienestar social. Sin embargo, los partidos políticos han sido utilizados desde siempre como un negocio para beneficio personal o de grupos, y poco o nada para servir a la sociedad a la que tanto “defienden” en los discursos, principalmente en campaña.

En el ambiente político el término “chapulín” se ha utilizado para aquel personaje que salta de un partido a otro sin el menor recato, sin importarle ideologías, sin ningún compromiso más que el propio y el de su grupo, solo con la mera idea de poder llegar al poder para servirse a manos llenas; vaya, saltan sin la menor vergüenza.

Durante las últimas elecciones a nivel nacional los ciudadanos hemos sido testigos del vulgar chapulineo de personajes oscuros que saltan a las filas de Morena porque suponen un triunfo electoral garantizado. El problema con Morena es que ha mantenido su política de “puertas abiertas para todos”, y han sido bienvenidos muchos personajes con negro historial que la misma ciudadanía señala de corruptos.

En el autobús de Morena se han trepado individuos de todas las ideologías, estilos, mañas y hasta personajes señalados por abusos sexuales contra mujeres, y golpeadores, como el caso de cierto diputado quintanarroense. Sin duda alguna dentro de ese autobús también existe gente bien intencionada, preparada, pero que no ha sido capaz de luchar por el partido, por sus ideales o no ha querido, y solo ven desfilar a los oportunistas chapulines que llegan como plaga a consumir la cosecha del producto de su trabajo.

Es difícil predecir pues el futuro electoral de Morena en Quintana Roo debido al continuo chapulineo o desfile de personajes poco gratos del PRI y del PAN en sus filas, como una estrategia para apoderarse del partido y seguir gozando de las mieles del poder. El ex presidente uruguayo José Mújica, invitado al primer año de gobierno de México dijo: “los mexicanos no se volvieron masivamente de izquierda, sino que estaban hartos, que no es lo mismo”.

Y sí, los mexicanos estábamos hartos entre tantas cosas del chapulineo constante, y ver desfilar los mismos rostros en puestos de elección popular. Y es tan vulgar el chapulineo en Morena que incluso una advenediza se fue hasta el tribunal federal electoral a “defender su derecho” a ser la candidata de Morena por Solidaridad.

Te puede interesar

Advertisement