Síguenos

¿Qué estás buscando?

1 julio, 2022

Vivir Bien

Pasos a seguir para preparar sangría sin alcohol

A continuación te damos a conocer los pasos a seguir para preparar una sangría desde casa sin alcohol.

 

Ingredientes para la sangría sin alcohol:

  • 1 y 1/2 litros de gaseosa
  • 1 litro de zumo de uva
  • 500 ml de zumo de naranja
  • 2 manzanas
  • 200 gramos de azúcar
  • 1 limón
  • 2 naranjas
  • Hielo

Puedes añadir todas las frutas que desees, pero en la receta original estas son las frutas que encontrarás. Si vas a doblar la cantidad de sangría sin alcohol, tan solo tendrás que doblar la cantidad de todos los ingredientes.

 

PROCESO DE ELABORACIÓN:

  1. Lo primero que hay que hacer es tener una jarra adecuada para ello. Ten en cuenta que dada la cantidad de sangría que se va a preparar, así debe ser el tamaño del recipiente.
  2. Colocamos la gaseosa en el recipiente que hayamos elegido. Añadimos el zumo de naranja y el de uva. Los zumos pueden ser o bien naturales, que siempre será lo más recomendable, o bien comerciales. Los zumos naturales tendrán una menor cantidad de azúcar añadido, por lo que el sabor será menos dulce. Eso sí, si vas a preparar los zumos de forma artesanal, recuerda colarlos bien para quitar pepitas y pulpa.
  3. Añadimos ahora el azúcar y lo diluimos bien. También tienes la opción de no añadir azúcar si prefieres que no sea demasiado dulce.
  4. Lava bien la naranja y el limón antes de añadirlo a la mezcla. Ten en cuenta que estos ingredientes deben ir cortados en gajos, por lo que es importante que la medida sea similar para que la sangría, además de buena, quede bien estéticamente.
  5. Una vez tengas cortadas tanto las manzanas como las naranjas, añádelas a la mezcla. Ten en cuenta que la fruta que añadas a la sangría terminarás comiéndola, por lo que siempre será mejor cortarlas de forma que absorban bien el sabor para luego degustarlas.
  6. Si te gusta añadir un toque ácido, añade el jugo de un limón.
  7. Si la sangría es para consumo inmediato, pon el hielo, pero si vas a consumirla horas más tarde, lo mejor es que la reserves en la nevera y que añadas el hielo una vez vayas a servirla. Ten en cuenta que potenciará el sabor, de ahí que sea mucho más recomendable añadir luego el hielo.

Te puede interesar

Advertisement