Síguenos

¿Qué estás buscando?

28 febrero, 2024

Cultura

El Día de Muertos se niega a morir

El altar de muertos es una tradición que perdura a lo largo de los años.

El Halloween sigue ganando terreno a través de la mercadotecnia y de sus productos, ya que como cada año más niños y jóvenes disfrazados de catrinas y esqueletos pidiendo dulces dejan a un lado el tradicional festejo del Día de Muertos, que desde hace tiempo convive con esta colorida celebración, que tiene un sentido muy diferente a la tradición mexicana.

 
A lo largo de los años, se ha confundido el Día de Muertos con Halloween. El primero tiene orígenes prehispánicos y con la llegada de los españoles, las celebraciones se movieron a principios de noviembre para que coincidieran con las festividades católicas del Día de todos los Santos y Todas las Almas.

 
El Día de Muertos no es para pedir calaverita, es para ofrendar, o sea rendirle un tributo a los seres que ya fallecieron y se acostumbra a colocar veladoras y flores para atraer y guiar a las almas en su regreso al plano terrenal.

 

 

REPRESENTACIÓN

 
La flor representativa en esta época es el Cempasúchil. Gracias a su color amarillo intenso y aroma ayudan para atraer a las almas, no se utilizan máscaras, trajes o disfraces para aterrorizar. Sin embargo, se puede optar por vestirse de Catrina, una calavera elegante que representa a la muerte.
Las calaveras de azúcar o chocolate y el pan de muerto son golosinas típicas de la época, pero estas están siendo sustituidas por productos relacionadas con el Halloween.

 
Las calaveras se acostumbra regalarlas a los seres allegados con su nombre en la frente o bien colocarlas en la ofrenda con el nombre de la persona que ya murió.

 
En comparación con el Halloween, éste viene de la expresión inglesa “All Hallows Eve” (víspera de todos los santos) y su origen se remonta a la celebración celta de Samhain, quienes creían que, en esta época, los dos mundos se separaban por una pequeña línea.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

 
También se conoce como Noche de Brujas, actividad que es recordada con diversos eventos a los que acuden con distintos disfraces y en las escuelas incluso han optado por celebrar el Halloween usando máscaras y disfraces terroríficos para ahuyentar a los espíritus que regresan en esas fechas, al adoptar una apariencia desagradable las personas evitan ser lastimadas.

 
Se cree que los espíritus regresan en forma maligna provocando miedo, a diferencia del “Día de Muertos” que vienen a visitar a su familia y los niños acostumbran a pedir dulces con la frase “Truco o trato”, haciendo referencia al intercambio que se puede hacer con los espíritus malignos, decorar las casas, prender fogatas y disfrazarse es para ahuyentar a los espíritus y los colores más usados son negro, morado y anaranjado y con todo estas características, la tradición mexicana se ha ido perdiendo.(Saraí Reyes/Quintana Roo Hoy)

Te puede interesar

Advertisement