México, ¿a ciegas?

De los 36 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México ocupa el último lugar en el número de pruebas aplicadas para identificar contagios de coronavirus

49

De los 36 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México ocupa el último lugar en el número de pruebas aplicadas para identificar contagios de coronavirus.

La media de los países miembros de la OCDE está en 22 pruebas por cada mil, nuestro país únicamente aplica 0.4 pruebas por cada mil habitantes. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico pide de manera imperiosa, realizar más pruebas de diagnóstico ya que para controlar éste o futuros brotes se requiere analizar al mayor número de personas, rastrear casos sospechosos e identificar con quien tuvo contacto.

El subsecretario de Salud, hace unos días reveló que Cancún ya puede ver la luz al final del túnel, esto no significa que las medidas preventivas de contagios puedan ser relajadas, José Ángel Gurría secretario general de la OCDE señaló que “Una vez que el número de personas infectadas se haya reducido con éxito, la supresión rápida de nuevas oleadas de infecciones virales será clave. Las estrategias de prueba son fundamentales para lograr esto”.

Es urgente que México haga el mayor número de pruebas, hoy somos un país que esta luchando contra una pandemia sin saber realmente el número real de contagios, hemos hecho un buen trabajo, pero sin pruebas será muy fácil sufrir de una segunda oleada de contagios.

Voy a mencionar una vez más que relajar las medidas de la Jornada de Sana Distancia no es opción, ya que estamos expuesto a un peligro inminente de tener un nuevo brote de contagios, las predicciones de Hugo López-Gatell, son válidas siempre y cuando los gobiernos y la gente respete la Jornada Nacional de la Sana Distancia que se resumen a una sola acción, quedarse en casa.

Cuando nos enfrentamos a una pandemia, detenerla de la noche a la mañana es algo utópico, mitigar o hacer la situación lo menos impactante posible es la única opción para cuidar de los ciudadanos, hemos ganado mucho tiempo gracias a que nos quedamos en casa, se predecía el pico de contagio más alto para el 2 de abril y lo hemos podido atrasar un mes, teniendo así una disminución de 74% de contagios.

La única forma de reducir el riesgo de futuros brotes de contagios, es quedándonos en casa hasta que las autoridades nos lo indiquen y aumentando el número de pruebas por cada cien mil habitantes, solo así sabremos bajo que condiciones se encuentra nuestro país.

Estamos duplicando la cantidad de contagios cada seis días y no cada ocho como ocurre en otros países, por lo que se puede decir que estamos aplanando la curva, las medidas de contención han sido muy útiles, estamos muy cerca de llegar al final de la pandemia.