Van por empresas ‘fantasmas’

La Unidad de Inteligencia Financiera, dio a conocer que en Quintana Roo se tienen 113 reportes de posibles delitos financieros, de la pasada administración Borgista

64

CANCÚN.- Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), dio a conocer que según datos del SAT, en Quintana Roo tienen 113 reportes de posibles delitos financieros, que están bajo investigación.
“Hay varios problemas detectados en Quintana Roo relacionados con la administración anterior”, subrayó.

Explicó que muchas empresas “fantasmas” o “fachadas” generaron una política de outsourcing que violentó los derechos de los trabajadores.

En el Caribe Mexicano también están tras la pista de lavado de dinero, trata de personas y uso de dólares en efectivo.

Recordó que la evaluación de Quintana Roo en materia de corrupción en 2016 “era de las peores”; sin embargo, dijo que ha ido mejorando de manera gradual en los últimos tres años.

Recordó que a nivel nacional, detectaron ocho mil 400 empresas “fachadas” o “factureras”, que han estado generando pérdidas al erario mexicano por más de 324 mil millones de pesos.

En esas, según datos del Servicio de Administración Tributaria (SAT) se encuentran algunas creadas en el sexenio borgista, por lo que están bajo investigación.

Precisó que a nivel nacional ya presentaron 157 casos para efecto de congelamiento de cuentas y denuncias, para combatir esta práctica que genera evasión fiscal, defraudación y otras que se han vinculado con el lavado de dinero.

“Y hay indicadores de que podría haber más recursos perdidos por ese concepto”, afirmó.

TRÁFICO DE MIGRANTES
Por otro lado, dijo que han bloqueado 37 cuentas por apoyo a migrantes.
Dio a conocer que estas cuentas son originarias de Honduras, El Salvador y Estados Unidos, así como flujo de recursos a Tapachula, Chiapas, de jurisdicciones como Turquía y Egipto.

Ya presentaron 17 denuncias ante la Fiscalía General de la República que vinculan a transportistas y organizaciones sin fines de lucro para el tráfico de personas, y que permiten lavado de dinero.

 

Por Saraí Reyes/Grupo Cantón