Ex funcionario borgista pide amparo por segunda vez

Sólo es cuestión de tiempo para su anhelada captura para que enfrente todos los procesos en su contra y rinda cuentas a la sociedad a la que anuló muchas de sus pretensiones

35

Chetumal, Quintana Roo .- El ex secretario de Finanzas de Quintana Roo, Juan Pablo Guillermo Molina, podría ser detenido en cualquier momento después de que se resolvió el amparo 115/2018 que promovió ante el juzgado tercero de distrito donde se le negó la protección de la justicia federal y se dejara subsistente la orden de aprensión emitida en la carpeta de investigación 144/2018 relativa al manejo de recursos y obras inconclusas de la Sintra.

Se espera que en los próximos días el ex funcionario responda ante la justicia del estado los que fueron parte del desfalco en el área de infraestructura y transporte, pues se están agotando todos los recursos que han promovido para retrasar sus procesos y los juzgados federales empiezan a negar amparos dilatorios.

LIBERAN ORDEN DE APREHENSIÓN

En tres de las siete denuncias que tiene, es señalado directamente por un presunto daño al patrimonio por tres mil 262 millones de pesos. Las otras cuatro denuncias serían por coparticipación en los casos de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado y la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca y otras más.

SAQUEO AL ESTADO

Juan Pablo Guillermo Molina no sólo fue pieza clave en el saqueo despiadado y sistemático que sufrió Quintana Roo el sexenio pasado, sino también uno de los que dañaron a varias generaciones que vieron canceladas las posibilidades de satisfacer sus necesidades más apremiantes.

El ex secretario no sólo fungió formalmente como titular de Sefiplan, pues gracias a su complicidad se convirtió también en uno de los operadores financieros preferidos del ex gobernador.

EL DESVÍO DE GUILLERMO MOLINA

Del universo de casi 12 mil millones de pesos acreditados a Borge y sus testaferros sólo entre 2015 y 2016, a él en particular se le relaciona con el desvío de alrededor de mil 500 mdp.

De acuerdo a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) el hoyo financiero podría superar los 16 mil millones de pesos, pero en instancias de gobierno se habla de que el quebranto podría rozar los 30 mil millones de pesos.

SAQUEOS

Otra forma no menos grotesca de saquear los recursos públicos por parte de Juan Pablo, fue cuando éste como cabeza de Sefiplan le quitó literalmente mil millones de pesos a la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Cancún producto de la expansión de “Aguakan” —la empresa privada a la que estaba concesionada la distribución del vital líquido— por todo el municipio de Benito Juárez e Isla Mujeres.

EL LAVADO

En esa época dorada para los funcionarios rapaces encabezados por el entonces gobernador Borge, Guillermo Molina no sólo acabó con los recursos públicos a su alcance, sino gracias a esos oscuros manejos creó sus estructuras financieras particulares para lavar el dinero público. Prueba de ello fueron las cuatro empresas fantasma que creó en Mérida, Yucatán, para lavar alrededor de 300 millones de pesos anuales. La primera de ellas fue Maquinarias y Servicios Peninsulares, SA. de CV., que supuestamente alcanzó un ingreso mensual de 5 millones 630 mil pesos, lo que al año le arrojaba ganancias de casi 68 millones de pesos.

Fue así que los días de gloria terminaron para uno de los funcionarios más rapaces y corruptos que jamás hayan ocupado cargo alguno en el gobierno del Estado, mismo al que ya le pisan los talones, pues sólo es cuestión de tiempo su anhelada captura para que enfrente todos los procesos en su contra y rinda cuentas a la sociedad. (Redacción/Grupo Cantón)