Síguenos

¿Qué estás buscando?

20 mayo, 2022

Por Georges Goubert Panini

Correo Internacional

Subvirtiendo la realidad

No son solo los niveles más altos del gobierno de los EE. UU los que están subvirtiendo la realidad física; es el gobierno en todos los niveles.

Pero no son sólo los medios de comunicación y la clase política estadounidenses los que mienten y niegan la realidad. La academia también es intelectual y moralmente corrupta. Por ejemplo, el mejor atleta del equipo femenino de natación de la Universidad de Pensilvania es un joven llamado Lia Thomas que, hasta la temporada pasada, competía como hombre. Thomas se convirtió en el campeón de natación de la NCAA en los 500 metros estilo libre.

Permitir que un hombre compita y pelee con chicas reales muestra que nuestras élites intelectuales han perdido colectivamente tanto la cordura como el juicio moral.

Desafortunadamente, lo mismo se aplica a la comunidad militar y médica. El ejército ahora paga las cirugías de transición de género para el personal militar. Esto plantea muchos problemas para las instituciones médicas que realizan estos procedimientos de mutilación. Prácticamente todas las instituciones estadounidenses están ahora activamente involucradas en la subversión de la realidad.

El régimen estadounidense y sus medios mienten sobre casi todo, y lo hacen con vehemencia. ¿Quieres ejemplos recientes?

 ¿Qué pasa con las vacunas perfectamente seguras y 95% efectivas?

 ¿Qué hay de la afirmación de que el disco duro de Hunter Biden es desinformación rusa?

¿El virus SARS-CoV-2 se originó en el mercado de Wuhan en China?

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

 ¿Debemos creer que Anthony Fauci es un servidor público desinteresado cuya principal preocupación en la vida es el bienestar de sus conciudadanos y la salud pública?

¿Y la acusación de que los camioneros canadienses son racistas, fascistas, misóginos y terroristas?

 ¿Y todavía recuerdas a Saddam Hussein y sus armas de destrucción masiva?

Todas estas fueron mentiras descaradas promulgadas por el Estado fraudulento gringo.

Casi nada de lo que se dice en el discurso público en estos días es cierto. Todo el sistema está saturado de deshonestidad, falsedad y engaño. En la esfera pública existe en una red de mentiras. Y esto se ven en todas partes del mundo. Las únicas verdades de hoy son mentiras.

Te puede interesar

Advertisement