Síguenos

¿Qué estás buscando?

1 diciembre, 2021

Crimen y Castigo

¿Quieres perico?

Normalmente, después de una larga semana de trabajo se antoja salir con los amigos a cantar, bailar o tomar algo. Salimos en búsqueda de algún lugar tranquilo o divertido, según este el ánimo, como: bares, antros, restaurantes, cantinas, karaokes e incluso la casa de un amigo.

Cancún tiene todos estos tipos de lugares y más, para todos los estilos y medidas, incluso para los que quieren algo más fuerte. Es común que en muchos antros y discotecas de la ciudad te vendan drogas desde pastillas hasta el conocido “perico” (cocaína). Lo lamentable de esta situación es que haya personas sin vergüenzas que están dando vueltas entre las mesas o se la pasan cerca de los baños y cuando alguien quiere ir te preguntan con normalidad “¿Quieres perico?, como si fuera un refresco. Esta situación es más peligrosa de lo que parece y nos indica varias cosas: Los dueños y/o gerentes del lugar saben de la existencia de estas personas y la gente que visita estos lugares piensa que es normal. 

Hace unos días, uno de estos “vendedores” fue levantado por ocho hombres del bar “Barezzito” ubicado en la entrada de Puerto Cancún. Hay un video dónde se muestra como estos hombres frente a la hostess y los dos porteros se lo llevan con toda tranquilidad. Más tarde está persona fue encontrada con un tiro en la cabeza a pocos kilómetros de distancia. 

El problema de está situación es que los mismos empleados, gerentes y/o dueños saben quiénes son exactamente estás personas vendiendo drogas dentro de sus locales y no los denuncian (ya sea por miedo o estén coludidos). Ahora imagínate que estás en este lugar y haces enojar a alguien “pesado”, nadie te ayudaría. ¿Ven que tan grande es el problema? La indiferencia también es violencia. 

Ahora pongamos otra perspectiva: imagínate que el que vende drogas traiga un arma y quiera defenderse. No se va a detener a ver a quién le dispara; todo se convertiría en una lluvia de balas en un cuarto no más grande que tu sala.

Querido lector recuerda que si pasa en un antro o bar pasa en otro, especialmente si son del mismo dueño; por eso te recomiendo investigar un poco para evitar caer en uno de estos lugares. 

Te puede interesar

Advertisement