Síguenos

¿Qué estás buscando?

11 agosto, 2022

Por Georges Goubert Panini

Correo Internacional

Para los izquierdistas, tu libertad es su desgracia; tu esclavitud es su alegría

Hay un cierto nivel de locura necesario para llegar al estado en el que se encuentra nuestro país hoy. La locura tiene estructura y hay formas de analizarla. Por ejemplo, hay muchas formas de locura que se derivan de una obsesión por el poder y el control. 

Ha habido momentos en la historia en los que las élites de la Iglesia Católica han utilizado el celo de los cristianos para dominar la sociedad durante las inquisiciones y cruzadas. Durante la era de George W. Bush, recuerdo bien las mentiras sobre el uso de armas de destrucción masiva para arrastrar a los republicanos a guerras inútiles en Irak y Afganistán. Pero eso es en el pasado. Hoy el problema del fanatismo está firmemente del lado de la izquierda política. 

Los principales medios de comunicación han tomado la línea dura a favor de la propaganda de izquierda, desde la teoría crítica de la raza hasta la agenda transgénero, el feminismo, etc. Casi todos los comerciales de televisión y películas que vemos hoy reflejan un punto de vista de extrema izquierda.  

Las grandes empresas de tecnología y las principales plataformas de redes sociales están todas operando bajo políticas de izquierda censurando a los conservadores y moderados que se atreven a hablar. 

El deseo desesperado de los izquierdistas es que las personas débiles se sientan poderosas. Los izquierdistas son personas a las que se podría llamar fracasados,  socialmente ineptas en la vida. En lugar de mejorar su suerte mejorando ellos mismos, culpan a los demás y al mundo por sus faltas de logros en muchos dominios. 

Vean todas las posibilidades que te ofrecen las universidades “Patito” de hoy. Puedes obtener una maestría, un doctorado en menos de un año  en ciencias sociales en comunicación o periodismo. Por eso son fracasados, porque no están preparados. Entonces todo pasa por el control total. (Créditos sociales) 

Es hora de poner fin al drama y llamar a los izquierdistas por lo que realmente son: “Dictadores”.  

 Lo que realmente les molesta es cuando no, nos conformemos con las obligaciones.  

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Miran sus reacciones con los no vacunados, te quieren controlar a través de los requisitos de vacunación. Aun si la tasa de mortalidad está cayendo.  

Te puede interesar

Advertisement