Síguenos

¿Qué estás buscando?

11 agosto, 2022

Ecocaribe

Ecocaribe

Me encontré pelo de animal por toda la ciudad

Estamos por comenzar la primavera y con ella muchas cosa empiezan a suceder.

Llevo aquí 11 años y cada año me sorprende todo lo nuevo que conozco, pero sin duda hay historias que me han sorprendido mas que otras.

Hoy en ecocaribe les quiero relatar la más impactante que tengo y es que un día me encontré pelo de animal por toda la ciudad, pero todo tiene una explicación.

Disfruto mucho de caminar por la ciudad, las primeras cuadras de Cancún son muy lindas y tranquilas para dar paseos y más por los camellones anchos qué hay en esta parte de la ciudad.

Venía disfrutando del paisaje pensando en el trabajo, la vida, viendo los pájaros cantar y sintiendo la brisa rica de aquel día.

Llegó el momento de cruzar la calle, y me encontré en una glorieta, en la que me tuve que esperar para poder evitar a los coches.

Estaba en espera de eso cuando volteé, al verme los pies, me horroricé, había pelaje de perro por todo el pasto.

Soy una persona muy impresionable, y me morí de miedo pensando que seguramente estaría aún el cadáver, pero me aguanté la emoción y decidí buscar al animalito que pensé, podría tener la esperanza de rescatarlo.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Para mi sorpresa, no encontré nada, así que decidí irme.

Al día siguiente fui al canal de Tv en donde trabajaba, llegué a contar la historia a mis compañeros. Me sorprendí porque en el momento en el que terminé mi historia uno se empezó a reír y me contestó : “No era pelo de perro, es la semilla de la ceiba”

Mi confusión fue evidente, no entendía en primera qué era una ceiba y a que se refería, yo veía pelo en todo el camino, nada de semillas.

Pero su explicación cambió mi vida y me hizo amar aún más esta tierra.

Resulta q es un tipo de algodón que envuelve las semillas de la ceiba. Su utilidad es tan liviana que tiene como resultado el que la semilla pueda volar por los aires kilómetros enteros para encontrar un hogar.

Esa es justo la razón por la cual hay tantas ceibas en esta zona, por la capacidad de sus semillas de recorrer estas distancias por la propiedad del algodoncito.

A partir de esa historia, se volvió para mí muy especial este acontecimiento, y es por eso que cada que veo que está por iniciar esta temporada, me llena de gusto y me produce un sentimiento tan bello, recordando aquella situación que vivía, producto del desconocimiento.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Te puede interesar

Advertisement