Síguenos

¿Qué estás buscando?

24 enero, 2022

Por Georges Goubert Panini

Correo Internacional

Los vientos soplarán

El resultado de la cumbre climática de Glasgow de este año fue de prometer grandes cantidades de dinero de las naciones ricas para proteger a las naciones pobres, al tiempo que se hace obligatorio reducir el petróleo, el gas natural y el carbón en todas las naciones, es decir, en la economía mundial, pero adivinen qué: todo nuestro dinero moderno se basa en promesas de entregar volúmenes futuros de energía. Por lo tanto, el costo de obtener esta energía futura excede las promesas implícitas en el dinero basado en energía. Es una paradoja, ¿no? Somos la serpiente que devora nuestras colas y mordimos más de lo que podríamos tragar. 

Vamos a usar menos energía, porque la extracción, fabricación, cosecha y transporte de mercancías cuesta mucho más que antes. De eso se trata exactamente en el melodrama de la cadena de suministro. El colapso de la economía mundial está en marcha y se desarrolla según lo planeado y el miedo asociado con esta pérdida épica de recursos, bienes, comodidades  está volviendo loca a la sociedad. De ahí las locuras que rodean al virus Covid-19, otra manía por la medición y el control. 

A pesar de todas las medidas estadísticas obsesivas y compulsivas, todo lo que los funcionarios de salud pública y el establecimiento médico han hecho para controlar la enfermedad después de enero de 2020 solo ha empeorado y prolongado la pandemia. 

Y lo único que encontraron es  “vacunar” a todos los humanos hasta el final,  es lo último que se puede hacer de manera racional en medio de una pandemia, ya que eso solo provoca más iteraciones del virus. Gobernar tu vida es una realidad. 

La verdad es que el colapso de la economía alterará todos los pilares de la vida cotidiana y nos obligará a hacer grandes cambios para mantenernos civilizados. 

Y muchos son los presidentes como el presidente Joe Biden y sus sirvientas en el Congreso, sin mencionar la multitud satánica de maestros de la coerción, inquisidores, déspotas corporativos, verdugos, especuladores, prostitutas políticas y periodistas corruptos que intentan gobernar nuestras vidas, todos estos caerán porque la deshonestidad socava a toda la humanidad. Solo se necesita una verdad para que todas sus maniobras mueran. 

Te puede interesar

Advertisement