Síguenos

¿Qué estás buscando?

4 julio, 2022

Por Georges Goubert Panini

Correo Internacional

Los medios ignoran estos hechos que podrían provocar un colapso económico

La primera tendencia fue la creciente mención en los círculos globalistas de algo llamado el “Gran Reinicio”. Christine Lagarde, quien dirigía el FMI en ese momento, lanzó la frase en entrevistas de prensa y  en el Foro Económico Mundial.  Esto indicó un impulso concertado hacia la centralización global frente al declive económico y social de las naciones.

La segunda tendencia es el movimiento de los países del Este hacia una asociación más abierta con los bancos globales, con la inclusión de China en la canasta del FMI y, en el caso de Rusia, la presencia de Goldman Sachs como un asesor económico para el Kremlin.

La tercera tendencia ha sido la inexplicable prisa de los bancos centrales de China y Rusia por comprar la mayor cantidad posible de oro físico.  La ÚNICA razón por la que China y Rusia compraron metales preciosos fue para protegerse contra la inflación y el colapso de la moneda y específicamente contra el colapso del dólar estadounidense como moneda de reserva mundial. Este colapso podría ser precipitado por las naciones BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y otros países que abandonan el dólar en el comercio mundial, o por una guerra económica en la que el uso del dólar se vuelve insostenible para los países del Este.

Claramente, Rusia y China recibieron un aviso de la agenda del Gran Reinicio y ambas naciones ahora se están posicionando para sobrevivir a las consecuencias. La agenda para destruir el dólar estadounidense y socavar la economía estadounidense ha sido admitida abiertamente por los globalistas durante muchos años. En 1988, la revista The Economist, propiedad de los Rothschild, reveló esencialmente el plan en un artículo titulado Prepárate para una moneda mundial.

El artículo sugería que en unos 30 años a partir de ahora en otras palabras, hoy, habría una disminución en la influencia económica de los Estados Unidos y el dólar, lo que llevaría a la institución de una nueva moneda que llamaron Phoenix . Esta agenda ha sido reiterada por instituciones globales una y otra vez durante las últimas décadas y ahora parece estar siendo implementada a través de una guerra económica artificial entre Oriente y Occidente, tal como lo predije.

Te puede interesar

Advertisement