Síguenos

¿Qué estás buscando?

Lo que bien se dice... bien se entiende

Sentimientos De La Nación

POR: JULIÁN AGUILAR

Seguramente todos o al menos la mayoría de las y los Mexicanos, al leer el título de esta columna, vibramos alto y sabemos que Sentimientos de la Nación es un documento que fue redactado por José María Morelos y Pavón el día 14 de septiembre de 1813 durante la apertura del Congreso de Anáhuac en la ciudad de Chilpancingo, en ese entonces, dentro de la Provincia de Tecpan. Es considerado uno de los textos políticos mexicanos más importantes en el cual se defienden los derechos elementales de los individuos,  propone un gobierno representativo dividido en tres poderes y manifiesta que la libertad emana del pueblo.

Si tomamos en cuenta que esa declaración contenida en el documento en mención, data del año 1813, nos daremos cuenta que han pasado más de 200 años y la pregunta sería ¿Cuáles son los sentimientos de la nación en el año 2020?

Por las condiciones en las que nos encontramos, se considera que hay sentimientos muy profundos de desigualdad, falta de oportunidades, pobreza extrema,  miseria, esclavitud (trata, según la ONU en 2018 el 72% fueron mujeres y niñas), inseguridad y mas recientemente pérdidas de familiares y amigos a consecuencia del Covid-19, entre muchos otros sentimientos mas.

Aun cuando los sentimientos de la nación externados y plasmados hace más de dos siglos, se dieron a consecuencia de la lucha por la independencia y en un país con una sociedad dividida, en pobreza extrema, analfabeta en su mayoría y con un virreinato de dominio Español, no se puede justificar tanta injusticia y desigualdad; ahora menos, pues los virreyes ya no están ¿o, si?, las condiciones son diferentes ¿o, no?

Si a ti, estimada o estimado lector, te tocara redactar los sentimientos de la nación contemporáneos, ¿Cuáles serían? ¿Cuál o cuáles son tus sentimientos y los de las personas que están cerca de ti?, probablemente al responder alguna o todas las preguntas planteadas, no te pueda dar la garantía de que en dos siglos en adelante, alguien los pueda leer o queden plasmados en libros de texto y ni siquiera podría asegurarte, si a alguien le importa, además de a mi, conocer tu respuesta, pero la realidad es que si hace falta, al menos como catarsis, conocer ¿cuáles son los sentimientos de la nación actuales?, porque las condiciones, parecieran muchas, ser las mismas o muy similares.

Te puede interesar

Lo que bien se dice... bien se entiende

La Participación Ciudadana

Advertisement