Síguenos

¿Qué estás buscando?

21 abril, 2024

Letras de cambio

LOS SILENCIOS DE VILLANUEVA EXHIBE SU PATETISMO Y ENFERMEDAD DE GRANDEZA

La entrevista que Ciro Gómez Leyva le hizo a Mario Villanueva, con total libertad en la muy laxa cárcel donde está confinado, sirve para visualizar el mal mayor del exgobernador: Su infinita omnipotencia. Está, sigue estando enfermo de “grandeza”.

El planeta sigue girando alrededor de él. Su contabilidad está entre quienes, muchos, no le ayudaron… y los otros.
¿Por qué habían de “ayudarlo”? Sigue siendo un ser que se merece todo, y que todo puede reclamar.
¿Nos acordamos del asesinato, en la cárcel, del agresor de su padre? ¿O de los gritos violentos y humillantes contra su gente? ¿De sus amantes? ¿De sus negocios? ¿De sus casas? ¿De la orden de aprehensión contra su hijo?

Gómez Leyva le da la oportunidad de contar una historia donde todos son villanos. Sin mencionar, ni por error, el dinero. Porque entonces cómo explicaríamos las cuentas en Suiza, los negocios a partir del erario, los millones por la concesión del agua, los prestanombres… todo lo que suena familiar en Quintana Roo.

No digamos los 17 millones de dólares que Mariano Herrán me dijo que el exgobernador había entregado a las autoridades norteamericanas, en “negociaciones” para bajar su sentencia.

El ahora “impoluto” quiere regresar a Quintana Roo. Ya no a la cárcel sino a su casa, a rodearse de su “gente”, a hacer otra vez política. Y para eso quieren usarlo, para eso está en “gestiones” Félix González Canto.

¿Qué es eso de la memoria política? Todo es un juego de oportunismo donde, creen, el nombre de Mario Villanueva sigue teniendo fuerza, olvidando que ser sentenciado por narcotraficante no otorga estatus social ni político en estos tiempos.

Félix vuelve a equivocarse frente a una realidad tan distinta que sólo los ciegos no pueden ver.

Villanueva gobernó una entidad cien por ciento priista. Hoy los esqueletos de ese partido dan lástima. Están en sus filas quienes han traicionado hasta sus propias siglas, o no es así Candy Ayuso, quienes no supieron guardar un mínimo de dignidad ante la derrota de la que fueron responsables como Raymundo King.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

¿Quién en sus cabales puede apostar por el PRI en las próximas elecciones?
Villanueva Madrid cree que es necesario. Asume que todos están en deuda con él porque no ha logrado dejar de ser un cacique provinciano, acostumbrado a controlar, amenazar, sobornar como modo de gobierno. Las entrevistas que está dando no hacen sino exhibirlo en su patetismo, reclamando no haber recibido “ayuda” de los políticos, todavía con temor a decir las verdades.

Lo triste es que se sigue tomando en serio, como si existiese, como si a alguien le importase su tristísimo destino…

Te puede interesar

Advertisement