Síguenos

¿Qué estás buscando?

25 abril, 2024

Por Georges Goubert Panini

Voces

La nueva campaña contra China

En las próximas semanas, una campaña para difamar a China cobrará impulso.

El representante de Wisconsin Mike Gallagher, presidente republicano de la comisión, dijo al periódico “Face the Nation” que la comisión planeaba resaltar las amenazas que el Partido Comunista Chino representa para los intereses estadounidenses.

“Creo que el incidente del globo espía chino es un gran ejemplo de que este no es solo un problema global”, dijo el republicano. “No se trata solo de un oscuro reclamo territorial en el Mar de China Oriental. Este es un problema que tiene consecuencias aquí mismo en casa.

Mike Gallagher prometió una acción fuerte: Para ganar esta nueva Guerra Fría, debemos responder a la agresión china con políticas firmes destinadas a fortalecer nuestra economía, reconstruir nuestras cadenas de suministro, defender los derechos humanos, oponernos a la agresión militar y poner fin al robo de información personal, propiedad intelectual y empleos de los estadounidenses.

Debemos reconocer que el “ascenso pacífico” de China fue pura ficción y finalmente confrontar al Partido Comunista Chino con la urgencia que exige la amenaza. Para ello, los republicanos
de la Cámara de Representantes crearán un comité especial sobre China dentro del nuevo Congreso.

El comité en sí no puede hacer mucho al respecton y sus intentos de ir en contra de China se desviarán principalmente para desregular la protección ambiental en los Estados Unidos.

Estados Unidos debe desafiar el dominio de China en la producción de minerales refinados de tierras raras que se utilizan para fabricar chips y energía verde. Para competir con China, Estados Unidos debe hacer la transición a la energía verde, y el aumento de la producción de cobre en Estados Unidos se traduce en un aumento significativo de la oferta interna durante la década.

El conflicto liderado por Estados Unidos con China también debe resultar en un mayor gasto en armas innecesarias.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Una decisión así de Estados Unidos pondría a Pekín en la retaguardia y le obligaría a correr el enorme riesgo de utilizar la fuerza, ya sea para obligar a Washington a dar marcha atrás o para tratar de resolver el problema de Taiwán de una vez por todas.

 

 

Te puede interesar

Advertisement