Síguenos

¿Qué estás buscando?

6 octubre, 2022

Por Georges Goubert Panini

Correo Internacional

La guerra trae claridad

El descarrilamiento del tren lleva tanto tiempo que nos hemos acostumbrado a vivir a su sombra.

 Los mercados confiaban en que el subsidio proporcionado por los bancos centrales continuaría sin disminuir.

Hoy, sin embargo, estamos en una nueva era, en muchos sentidos. Occidente está inmerso en una guerra contra Rusia y China. Occidente, sin embargo, está descubriendo ahora que la “guerra” expone cruelmente las fallas estructurales que son parte integral de su propio sistema económico.

¿Por qué es tan seria esta nueva era?

En primer lugar, por lo que se esconde “debajo de las piedras”.

Quedaron ocultas por el resultado económico exitoso (para los Estados Unidos) de la Segunda Guerra Mundial y la combinación igualmente exitosa de factores que mantuvieron la inflación baja (tan baja que los economistas occidentales pensaron que habían encontrado el “santo grial” de la “flexibilización” monetaria que buscaban). Había desterrado las recesiones para siempre). Es tan simple, realmente, ¡simplemente gira la imprenta!

Y luego, sin darse cuenta, el equipo de Biden dio la vuelta a las piedras en su prisa por aplastar a Rusia (imponiendo sanciones y robando las reservas extranjeras de Rusia).

Y la inflación era la serpiente debajo de la roca. 

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Con la “guerra”, surgen las serpientes. Una vez más surge una gran claridad: lo que funciona cuando la inflación está por debajo del 2% no funciona con una inflación de dos dígitos.

Que hacer ¿ Con la guerra viene la inflación y un número cada vez menor de personas dispuestas a financiar las necesidades de endeudamiento del gobierno de EE. UU.

La caída de los bonos del Tesoro de EE. UU. Y la continua caída del dólar estadounidense como moneda de reserva mundial solo conducen a una cosa: más inflación, más dolor. El consumidor se verá afectado, ya que la inflación se disparará.

La guerra siempre revela la fragilidad de los sistemas complejos.

 El riesgo asociado con la crisis del costo de vida es fácil de entender. El riesgo de escasez adicional de alimentos es casi imposible de calcular.

Y como Advertencia: podría avecinarse un final violento para el verano.

 Es hora de pasar de la oposición a la resistencia.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Te puede interesar

Advertisement