Síguenos

¿Qué estás buscando?

14 junio, 2024

Por Georges Goubert Panini

Correo Internacional

La ciber guerra

En una entrevista reciente, el presidente de Bielorrusia  Alexander Lukashenko dijo que las armas cibernéticas son más peligrosas que las armas nucleares. 

Estas armas son difíciles de detectar, ya que no estamos preparados para tener miedo a los delitos y armas cibernéticas. 

Si pensamos en la ciencia de la computación como la ciencia de la retroalimentación y la interacción humano-computadora entonces las armas nucleares también forman parte de las armas cibernéticas, aunque estamos acostumbrados a pensar en cibernética solo como Internet y las aplicaciones actuales de control y comunicación relacionadas con la tecnología.

Las armas nucleares sirvieron como estrategia disuasoria durante décadas y Estados Unidos las utilizó solo dos veces en 1945 contra civiles en ciudades japonesas. Las armas cibernéticas, desde su aparición en forma de malware, han pasado a ser utilizadas como medios de guerra encubiertos, aunque su efecto es principalmente daño material y económico.

Básicamente, el término ciber se refiere a un concepto, fenómeno y esfera de actividad muy amplios. Desde las redes sociales hasta proporcionar mando y control en el campo de batalla, todo es cibernético. La intensa fase militar de la guerra incluye inevitablemente técnicas de manipulación a través de Internet, pero incluso en ausencia de combate, la confrontación invisible no se detiene. Los ataques de piratería a la infraestructura del gobierno, la piratería en los sistemas informáticos para robar y distribuir datos, la difusión de diversos contenidos como parte de las operaciones de información y las operaciones psicológicas todos estos elementos de la guerra cibernética se utilizan constantemente en la confrontación entre países.

Según el Sr. Biden, Rusia puede participar en actividades cibernéticas maliciosas contra Estados Unidos, incluso en respuesta a las sanciones económicas sin precedentes. Pero la cuestión de la regulación jurídica de Internet como tal sigue sin resolverse y hasta ahora los países se han dividido en dos campos uno está a favor de una Internet soberana y el otro está tratando de imponer una política dictatorial. Los jugadores de Internet son peligrosos.

Te puede interesar

Advertisement