Síguenos

¿Qué estás buscando?

19 enero, 2022

Por Georges Goubert Panini

Correo Internacional

Ha comenzado la cuenta regresiva final para la guerra o la paz

El Imperio estadounidense está elevando las tensiones lo más alto posible al participar en ejercicios de acoso leve cerca de la frontera rusa.

Rusia hizo algunas protestas verbales comparativamente más fuertes y mencionó líneas rojas que el Imperio ignoró por completo. Sin embargo, Rusia también ha dado pasos militares concretos que han asustado de verdad al Imperio, incluido el levantamiento repentino en el Pacífico de todos los submarinos estratégicos de la Flota del Pacífico.

El problema es que en el mundo real a diferencia del Hollywood político de la máquina de propaganda occidental, Rusia está en una posición fuerte, mientras que Estados Unidos, la OTAN y la UE están en una posición de extrema vulnerabilidad. En otras palabras, es extremadamente improbable que los rusos hagan concesiones importantes en algo aunque solo sea  para ganar tiempo para los preparativos, pero hoy Estados-Unidos ha dejado a Rusia prácticamente con la espalda contra la pared. Por supuesto, Rusia no quiere ni necesita una guerra. En términos militares, Rusia está ahora lista para partir y no se retirará a menos que el Imperio haga concesiones  verificables para garantizar la seguridad de Rusia en su frontera occidental Putin lo ha dicho expresamente.

Las escaladas solo pueden detenerse por dos medios: negociaciones o guerra. 

Si lo primero se vuelve imposible, lo segundo se vuelve inevitable.

Peor aún, Biden no controla completamente el poder ejecutivo y desgraciadamente existen figuras en la CIA y en el Pentágono que realmente quieren una guerra que involucre a Rusia y que creen que tal guerra no implicaría una probabilidad muy alta de volviéndose nuclear.

  En realidad, Rusia y China ya son mucho más poderosas que cualquier colonia que el Tío Sam pueda convocar a pesar de que son solo dos países contra 109 en el lado estadounidense y es esta realidad la que no puede ocultarse a la vista del público.

Entonces no hay esperanza.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Lo único que me lleva a creer que todavía se puede evitar una guerra es que la guerra es un horror indescriptible, pero también debe entenderse que un ataque estadounidense a Rusia conducirá a un contraataque ruso a los Estados -Unidos. El general Gerasimov le explicó esto al general Milley. 

Te puede interesar

Advertisement