Síguenos

¿Qué estás buscando?

10 agosto, 2022

Lo que bien se dice... bien se entiende

El agua es vital y es vital cuidarla

Cuidado con el agua porque se acaba y gota a gota el agua se agota, eran slogan o enunciados que se usaban a finales del siglo pasado, para que a través de los comerciales televisivos, se hiciera conciencia de la importancia del líquido vital y del riesgo de su agotamiento, pero ¿Qué tan relevante es el agua para el cuerpo humano y para el planeta?

El cuerpo humano está compuesto en un 60 por ciento de agua, el cerebro se compone en un 70 por ciento de agua, la sangre en un 80 por ciento y los pulmones se componen en un 90 por ciento de agua. Las propiedades del agua son muy importantes para la vida. Las células de nuestros cuerpos están llenas de agua; esto lo dice un artículo titulado “el agua en ti” del portal water.usgs.gov

Pero también la Tierra es un lugar con mucha agua. Cerca del 70 por ciento de la superficie de planeta está cubierta de agua. El agua también existe en el aire en forma de vapor y en el suelo como hidratante de la tierra y en los acuíferos.

Es innegable qué hay escasez de agua en diferentes lugares del planeta y que cada día somos más personas en el mundo que demandamos el líquido vital el cual dicho sea de paso se comercializa a precios más altos y en formas variadas que en muchas ocasiones se hace más exclusiva y selecta. 

Los lugares o zonas geográficas que cuentan con abundante agua, siguen sin darse cuenta de la gravedad del asunto y se desperdicia con uso excesivo y la contaminan, por no contar con la educación necesaria o mecanismos que la protejan, se comercializa para satisfacer proyectos de unos cuantos y hasta lucra políticamente para ganar votos en procesos electorales. 

Llegó el momento de la verdad y de quitarse las máscaras, para aquellos protectores de los recursos naturales, es momento de actuar y redoblar el paso, para aquellos que formamos parte del sistema educativo, es urgente hacer conciencia a las nuevas generaciones, pero sobre todo para quienes tienen el poder, generar las políticas públicas necesarias para hacer del discurso campañero, una realidad sustentable; porque el agua es vital y es vital cuidarla.

Te puede interesar

Advertisement