Síguenos

¿Qué estás buscando?

4 julio, 2022

Lo que bien se dice... bien se entiende

Día Internacional del Estudiante

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar; tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz; estas afirmaciones están contenidas en Eclesiastés 3:1-3

Todo tiene en la vida su razón de ser y además de la causal también un propósito, tal es el “Día Internacional del Estudiante” y en México se celebra cada año el día 23 de mayo. El origen de este día ocurre en el año 1929, cuando un grupo de estudiantes decidieron protestar en favor de la Autonomía Universitaria, gracias a este impulso hoy en día existe la Universidad Nacional Autónoma de México. 

A pesar de la agresión sufrida por los estudiantes a manos de la policía, dentro del perímetro de la Escuela de Derecho el día 23 de mayo, por este motivo los estudiantes decidieron solicitar que ese día sea recordado para siempre como el Día del Estudiante, reclamaron además que la plaza Santo Domingo de la Ciudad de México sea llamada Plaza 23 de mayo o Plaza del Estudiante.

A lo largo de la historia, las y los estudiantes han sido impulsores de cambios importantes en las diferentes sociedades, a veces traducidas en protestas, otras veces con protestas y muchas más, aportando proyecciones que renuevan y actualizan las formas de convivencia y las normas de conducta y en el caso de nuestro país hay varios ejemplos que han marcado la propia historia.

Es por lo anterior que días como este, deberían tener más fuerza y darles valor a los estudiantes para que su interés por mejorar y hacer valer sus inquietudes de manera propositiva, sean aplaudidas, se sientan escuchados y valorados así como aquilatar su visión de futuro para lograr construir una mejor sociedad. Vivan los estudiantes y creamos más en las nuevas juventudes.

Te puede interesar

Advertisement