Síguenos

¿Qué estás buscando?

14 agosto, 2022

Por Georges Goubert Panini

Correo Internacional

Nada será como antes

Europa occidental y América del Norte se encuentran actualmente en una situación económica desesperada. Cuatro líderes europeos, de Alemania, Francia, Italia y Rumania, acaban de viajar a Kiev para implorar a Zelensky que empiece a negociar de nuevo y a hacer concesiones territoriales. 

Lo que todos olvidaron mencionar es que Rusia no necesita negociar. 

Los líderes europeos una vez más hicieron la promesa ilusoria de que Ucrania pronto podría convertirse en candidata a la membresía de la UE (a pesar del veto holandés), independientemente de la promesa de que Ucrania podría convertirse en miembro de la UE en 20 años. Mucho antes de eso, no habrá más Ucrania y probablemente no más UE.  

Es demasiado tarde. Las negociaciones del Donbass fracasaron durante ocho años porque Occidente las bloqueó. Volvieron a fracasar el pasado mes de marzo, en Bielorrusia y Estambul, por el mismo motivo.  

¡Occidente en su arrogancia ha pensado que podría aplastar a Rusia con sus tonterías de que el presidente Putin se está muriendo y que Rusia no tiene combustible ni municiones! Originalmente, Rusia solo quería liberar Donbass. Sin embargo, la obstinación de Kiev significa que ahora se verán obligados a tomar el control de todo el país y posiblemente más, si continúa la agresión desde fuera de Ucrania. Todo esto no era necesario.  

Occidente no puede seguir aplicando sus sanciones suicidas contra Rusia, o más bien contra sí mismo. Se siente la falta de petróleo, gas, fertilizantes y materias primas esenciales. La inflación está despegando por todas partes en Occidente. En el Reino Unido, amenaza una ola de huelgas. Los líderes africanos y asiáticos le dijeron a Zelensky que dejara de luchar. Quieren cereales.  

Occidente quiere desesperadamente que el conflicto en Ucrania termine antes de que llegue el frío otoñal. De lo contrario, habrá revueltas populares en los países occidentales, con escenas de saqueos en las calles. La crisis de la inflación del gas está lejos de terminar. 

Te puede interesar

Advertisement