Síguenos

¿Qué estás buscando?

25 abril, 2024

Caras veo

Voces

Claudia y Marcelo en la recta final, “la última milla”.

La etapa de selección del candidato de Morena a la presidencia se encuentra men su fase final, en tres meses surgirá candidato o candidata, hoy quien lleva mejores números es Claudia Sheinbaum, sin embargo la lucha interna de “bajo perfil” está permeando los medios de comunicación. Marcelo Ebrard parece ser quien concita intereses moderados de centro, como estrategia la oposición lo intenta arropar por conducto de sus medios de comunicación “tratándolo bien” , entrevistándolo con frecuencia y dando por editado su simpatía, perfil, carisma, trayectoria, moderación son sus dotes para conciliar el diálogo con sectores reacios y radicales de la oposición. Esto puede ser favorable o no, depende del equilibrio. Adán Augusto López es el responsable de la política interior y teniendo ese escenario no parece utilizarlo a su favor, prefiere la moderación, aun considerando que es un hermano ideológico y de lucha para AMLO, maneja un perfil muy leal, profesional y sin poner de manifiesto una ambición desbordada; es el menos conocido a nivel nacional, pero el mejor negociador político interno; pareciera adoptar un perfil de ser el plan b. Ricardo Monreal y Gerardo Fernández Noroña serán tan importantes como útiles en el momento adecuado.

Claudia Sheinbaum por varios meses consecutivos ha conservado el liderazgo en todas las encuestas, es referente obligado; no obstante golpes recurrentes su perfil y actitud es el mismo, y sigue a la delantera; tiene dos calificaciones con lo que mantiene su nivel, uno involuntario, sin necesidad de nada; simplemente es mujer, sería la primer mujer candidata y luego presidenta. Encuestas nacionales señalan que el 30% prefiere una mujer como presidenta y solo 20% prefiere a un hombre. El tema es más que una moda, es un cambio cultural y generacional, es universal. Claudia tiene 60 años de edad; Marcelo 63 y Adán Augusto 59. Claudia es vista como una creación ideológica de la izquierda y del obradorismo, y más como una activista metódica desde su juventud. Sin la contaminación curricular de sus cercanos contendientes.

En las próximas semanas el juego entrará en un conflicto de los intereses creados por apuntalar a su aspirante, entonces habrá golpes bajos, más calumnias y difamación; por ejemplo, el mensaje en redes de la senadora Martha Lucía Micher Camarena @ MaluMicher senadora por Morena, parte del equipo de Marcelo Ebrard cuyo objetivo no está definido está consiguiendo efectos contradictorios para la unidad de los aspirantes, algo que no favorece pero sí abre un debate necesario, el del posicionamiento de Ebrard si no resulta electo. Así parece que en esta recta final la competición sería entre los dos mejor posicionados; Claudia y Marcelo. La oposición envilecida se sabe derrotada y querrá jugar como un factor que descarrile el proceso interno de Morena. No hay un candidato de la oposición medianamente presentable y con los que hoy tienen se hunden cada día más, tristemente asumen un factor fuera del juego, son una especie de porra que juega desde la tribuna con insultos, denostaciones y violencia, algunas de sus franquicias  perdón, partidos políticos desaparecerán.

Te puede interesar

Advertisement