Síguenos

¿Qué estás buscando?

11 agosto, 2022

Por Georges Goubert Panini

Correo Internacional

China debe aliarse con Rusia para desafiar a Estados Unidos

A medida que se profundiza la crisis de Ucrania, se ha informado ampliamente que la administración de Biden está considerando imponer sanciones tecnológicas a Rusia.

Casi 400 empresas se han agregado a la temida “Lista de entidades” de los Estados Unidos, una herramienta utilizada por los Estados Unidos para restringir el comercio. Estas empresas cubren todas las áreas, desde telecomunicaciones hasta la aviación, la biotecnología, la energía nuclear. 

Rusia debe esperar estar sujeta a estas sanciones de una forma u otra. Y eso coloca a Moscú en la misma posición que Beijing, en la necesidad urgente de perder su dependencia de las tecnologías de origen estadounidense, que luego pueden usarse en su contra, sin previo aviso. Y aquí es donde entran en juego los chips semiconductores. El monopolio que Estados Unidos tiene sobre tecnologías estratégicas críticas puede usarse para preservar sus ventajas sobre los demás. Prohibir que cualquier tercero que utilice patentes de chips estadounidenses suministre a Rusia equivaldría a un embargo tecnológico efectivo contra Moscú.

Por lo tanto, es esencial que Rusia y China trabajen juntas en esta área. Ya existe una colaboración cada vez mayor en tecnologías estratégicas en varias áreas, incluidas la aviación, el ejército y el espacio.

Pero el monopolio estadounidense sobre tecnología de semiconductores controlado en Corea del Sur, Taiwán, Japón y los Países Bajos crea un problema estratégico.

En estas circunstancias, las sanciones a los semiconductores se convirtieron rápidamente en una herramienta favorita en Washington. Es por eso que Beijing está buscando soluciones de semiconductores comunes con Moscú.

Si el objetivo de Beijing es principalmente asegurar sus propias capacidades y suministros para su propio desarrollo, Rusia tiene experiencia científica a largo plazo, mientras que China tiene una población cada vez más educada y un exceso de recursos.

Si pueden apuntar a una base en la Luna, ciertamente pueden resolver el dilema de los semiconductores y luchar contra la politización y la militarización de toda una industria.  Estados-Unidos debería tener cuidado porque sus armas  podrían tener el efecto contrario. 

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Te puede interesar

Advertisement