Síguenos

¿Qué estás buscando?

29 julio, 2021

Astillero

Insultos a AMLO desde Bolivia

Se llama Jorge Fernando Quiroga Ramírez, le gusta que usen su apodo desde niño, “Tuto”, y fue presidente de relevo en Bolivia durante un año, a la muerte de Hugo Bánzer, quien presidió al país como dictador golpista y, años después, mediante elecciones.

Fue dirigente y es miembro relevante de la derechista Acción Democrática Nacionalista y, actualmente, es delegado de la presidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez Chávez, ante la comunidad internacional.

En tal condición, de representante de la “presidenta” Áñez, habló Tuto Quiroga en Cochabamba y su discurso fue difundido a través de un canal estatal.

Entre otras cosas, dijo: “Creo que el señor López Obrador, este cínico, sinvergüenza, se pasó de bellaco con Bolivia porque ha confundido nuestro respeto, nuestra deferencia con cobardía y es bueno que no se equivoque, que no venga a matonear a la segunda presidenta de la historia de Bolivia, Jeanine Áñez, (…) es hora de hablar claro: usted claramente ha decidido ser el padrino de los tiranos latinoamericanos y usted es un cobarde matoncito porque le hemos visto pasar vergüenza, arrodillado ante (Donald) Trump que le pone exigencia”.

En la liga https://bit.ly/2t6ziOi pueden leerse varios de los exabruptos lanzados por el mencionado personaje, educado en Estados Unidos (ingeniero industrial por la Universidad A&M de Texas y maestro en Administración de Empresas por la Universidad St. Edward’s de Austin, casado con estadunidense).

El fondo y la forma (terribles, ambos) de lo dicho por ese representante de la presidencia golpista de Bolivia muestran con claridad el talante y la argumentación que reinan en las alturas de la administración clasista, impreparada y vengativa que relevó a Evo Morales.A la luz de la postura de Tuto, un expresidente de la república, dirigente de una organización derechista y actual representante de la citada Áñez, puede entenderse la continuidad de exabruptos que ha ido cometiendo esa facción, entre ellos el injustificado asedio a la embajada mexicana en Bolivia, las insidiosas amenazas de que “grupos civiles” podrían intentar el incendio de esa sede diplomática y la exigencia de que nueve solicitantes de asilo, ya instalados en la embajada, sean entregados a la policía para procesarlos judicialmente.

Escuchando a Tuto se entiende todo.Una marcha, de Peralvillo a la Basílica de Guadalupe, reiteró la crisis nacional por desaparición de personas.

Fue una movilización que desembocó en una misa oficiada por el obispo de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel, con propósito de recordar, como mes a mes se hace el mismo 26, la desaparición de más de cuarenta jóvenes estudiantes en Iguala, Guerrero.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

El de los 43 normalistas es el más fuerte de los casos y al que mayor seguimiento mediático y gubernamental se ha dado.

Sin embargo, muy poco es lo que en esencia ha cambiado, aunque ciertamente los modos, la atención y la perspectiva son notablemente distintos ya con el obradorismo en el poder.Pero no se ha avanzado más allá de esa importante buena voluntad de indagación.

En todo caso, Vidulfo Rosales, abogado de los familiares de los 43, adelantó que “los datos que ahora se tienen es que pudieron haber sido divididos en varios grupos y su paradero puede ubicarse en diferentes municipios aledaños a Iguala”, lo cual obviamente va en contra de la muy deslegitimada “verdad histórica” propuesta durante el peñismo por el entonces procurador de justicia, Jesús Murillo Karam.

Y, extendiendo el radio de visión, tampoco hay grandes avances en cuanto al hallazgo e identificación del enorme número de desaparecidos que hay en el país, de los otros desaparecidos, los que tienen menos atención mediática y gubernamental.Y, mientras esta columna se toma unos días de descanso, para reanudar su publicación ¡felices fiestas de fin de año y los mejores deseos para 2020!

Te puede interesar

Advertisement