Síguenos

¿Qué estás buscando?

18 junio, 2021 12:51 am

Por Georges Goubert Panini

Correo Internacional

Arrepentimiento

Uno pensaría que una civilización vacilante, plagada de fracasos económicos y políticos, tendría mejores cosas que hacer que someterse a la danza fantasma criptoreligiosa de la histeria racial llamada “Despertar” que preocupa a su llamada “clase pensante”.

Las escuelas de élites existen para otorgar estatus a los jóvenes que pueden ingresar en ellas, quienes luego pasan a la edad adulta con un empleo de alto nivel (bien remunerado) facilitado por sus antiguos contactos escolares.

Tipo la Universidad Anáhuac. En el pasado, las escuelas de élites cumplieron con esta misión al brindar educación superior a través de profesores y programas de posgrado. Últimamente, el énfasis se ha puesto en promover la superioridad moral ficticia, ya que es un atajo para ganar poder sobre los demás.

Hoy en día, el elitismo ya no se trata de excelencia, sino simplemente de poder puro sobre los demás. El agujero negro moral en el centro de esta cruel tontería es el dramático fracaso de la autoridad de las personas que dirigen estas instituciones. Sin ninguna moraleja escondiéndose atrás de unos títulos inventados o de un comportamiento moral cuestionable, como un sacerdote.

Los cuales dieron en la historia de que preocuparse. Esto fue al comienzo del frenesí del “Despertar pero lo sorprendente es que ningún otro adulto en esta universidad ha tenido la decencia de hablar en contra de la nueva moda estalinista”. ¿Cómo pueden arrepentirse las personas en posiciones de autoridad? Admitir que es obviamente, por muy mala que sea, que la teoría en sí [el racismo sistémico no solo una cuestión de raza si no de condición social] tendrían que pasar por todo el proceso psicológico de admitir ante uno mismo y ante los demás que lo rodean, que han sido malos y eso nunca lo harán.

Existe una necesidad desesperada de imponer consecuencias a la falta de autoridad en este país. Y dejar atrás esta loca carrera para ponernos manos a la obra de preservar la vida civilizada en una sociedad que está a punto de estallar debido a nuevos fracasos económicos y políticos. Todo esto, esta considerado hoy como una locura y es por eso que nunca se van arrepentir.

Te puede interesar

Advertisement