Síguenos

¿Qué estás buscando?

3 diciembre, 2022

Sin Categoría

De fechas insulsas y el sentido de la vida

yared garcia oseguera

El pasado 3 de mayo (pese a que los aficionados del Cruz Azul no tengan nada que celebrar desde hace casi 20 años en el Día de la Santa Cruz) se conmemoró el Día de la Libertad de Prensa. Esta fecha fue elegida porque en esta fecha se firmó la primera Ley de Libertad de Información hace 250 años en lo que ahora es Suecia y Finlandia; además de que en esa exacta coordenada del calendario se aseguró hace 25 años la libertad para que ejercer este noble oficio en el ajetreado país africano, Namibia.

En este día empleado para promover los principios fundamentales y rendir un homenaje a los colegas caídos, tuve la oportunidad de entrevistar para mi programa de Radio a Pedro Valtierra, foto-periodista quien fundara hace 30 años la Agencia Cuartoscuro y en 1993 la revista del mismo nombre.

Yo le preguntaba que de qué servía celebrar o conmemorar semejante fecha en un momento en el que el periodismo mexicano y su nula garantía de seguridad para quienes lo ejercen, pintan un panorama más gris que el cielo de la CDMX y su contingencia ambiental.

Pedro dijo que de nada sirve, que era ilógico conmemorar esta fecha porque es como celebrar un día por el cumplimiento correcto de las leyes, el cual debe suceder permanentemente, por algo existe un artículo en la Carta Magna que lo asegura (supuestamente).

Para cerrar nuestra comunicación telefónica desde el Ecuador hasta el DF, leí una frase que encontré en el comunicado de prensa difundido por la ONU con motivo de la fecha: “El grado de riqueza y apertura del entorno informativo de que disfruta una sociedad depende de las condiciones de ejercicio de la libertad”. Es decir, que el derecho a la información se traduce en transparencia en el ejercicio del poder.

Contrastemos lo que nos dice la ONU con unos datos duros, estimado lector: Desde 1990 se han asesinado en México al menos 120 periodistas, lo que nos convierte en el 3er país con más colegas caídos a nivel mundial y desgraciadamente el contador avanza mes con mes. ¿Usted me diría si tendrá qué ver con la manera en la que se ejerce el poder y se administra la justicia? Ante estos datos de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) sólo nos queda sostenernos en la génesis misma del periodismo que es el compromiso con la verdad y con la democracia, que es básicamente pensar en el bien común antes que en el personal. Hay luz en el túnel, viene de lejos pero hay un poco. Como usted sabe, hace un mes se hizo público el #PanamáPapers, el esfuerzo más grande del periodismo de investigación a nivel mundial. Sin embargo, la publicación de los datos no sirve de mucho sin un análisis de fondo, el cual debería ser el siguiente paso.

La situación del país y del mundo arroja más dudas que certezas. A medida que se acaba la primera mitad de 2016, las malas noticias se siguen aglomerando ante nuestros ojos. Para muestra basta ver que Donald Trump será el candidato republicano a la presidencia de los EU. Sin embargo, estimado lector, todavía existen motivos por los cuales aguantar el pandemonio de la vida diaria en la ciudad: la música.

Ante esta postura que apunta hacer sentido en la vida a través de la dinámica entre sonidos y silencios, le tengo buenas noticias, estimado lector que se encuentre en Cancún del 19 al 28 de mayo porque tendrá la oportunidad de presenciar una de las más finas curadurías de música grasosa en el país, el Oasis Jazz U que en su edición 2016 presenta 5 actos de funk: Hiram Gómez, Fuisha y Los Músicos de José; 3 portentos de orgullo nacional. Además a Tower of Power, o sea la sección de metales más potente del género y a Chaka Khan, la diosa del soul.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Alguito de dónde agarrarse, estimado lector. ¡Buen domingo!

Te puede interesar

Advertisement