Síguenos

¿Qué estás buscando?

15 diciembre, 2022

Seguridad

Cárceles inseguras; imperan corrupción y complicidades

Chetumal. – José Luis Contreras Gutiérrez alias “el ovni”, escapó la madrugada de este lunes del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Chetumal; aunque se desconocen detalles de cómo el interno “burlo” la seguridad del centro penitenciario a cargo de Ángel Domínguez Arias.

El personal de custodia del Cereso acudió a realizar el pase de lista a las 7:00 de la mañana, momento en el cual se dieron cuenta de la ausencia de la persona privada de la libertad, por lo que alertaron al resto del personal para realizar una supervisión exhaustiva en los demás módulos, percatándose que se había fugado de las instalaciones.

José Luis estaba ubicado en el módulo dos, y al realizar una revisión en su celda notaron que un barrote de su dormitorio estaba forzado.

Paralelamente, fueron alertadas las autoridades de la Policía Quintana Roo, quien desplegó operativos por zonas aledañas a fin de dar con el paradero del delincuente.

Además de que inició la revisión de las cámaras de vigilancia que tienen instalado tanto al interior como al exterior del centro penitenciario para corroborar su escape, así como la posible ruta que pudo haber tomado.

Cabe mencionar que Contreras Gutiérrez ingresó al Cereso de Chetumal el 2 de agosto del 2016, por delito del Fuero Común (robo), según la Carpeta Administrativa 138/2016. Tenía una pena de cinco años y 6 meses de prisión.

La autoridad penitenciaria de inmediato presentó ante el Agente del Ministerio Público en turno de la Fiscalía General del Estado la denuncia correspondiente por el delito de evasión a efecto de que se proceda en consecuencia con estricto apego a derecho y riguroso respeto a los derechos humanos contra los custodios, personal penitenciario o quien o quienes resulten responsables

Reportan muerto con signos de violencia en el cuerpo

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

El Cereso de Cancún, a través del médico Francisco Valdés, confirmó el fallecimiento de un recluso masculino de nombre Alejandro “N” de 51 años, originario de Michoacán y que estaba detenido por el delito de violación.

El médico anuncio que la muerte fue presuntamente por ingesta de medicamentos, las autoridades manifestaron que al percatarse de los hechos la persona ya no contaba con signos vitales, sin embargo, se le realizó maniobras de RCP durante 10 minutos, sin éxito alguno.

También afirman que el cuerpo sin vida fue encontrado en posición decúbito dorsal con la extremidad cefálica orientada al norte y las extremidades podálicas al sur, con hematomas y equimosis en el pecho y brazo izquierdo, así como cianosis generalizada en extremidades superiores. Posteriormente se localizó en la bolsa trasera del short, unas pastillas de metamizol sódico.

Te puede interesar

Advertisement