Síguenos

¿Qué estás buscando?

Cancún

Solapa Fiscal ‘Xcaretcidio’

Tras el caso del joven de 13 años, hechos similares ocurridos en otros parques de la misma cadena han salido a la luz, los cuales no fueron investigados

CRISTINA ESCUDERO
GRUPO CANTÓN

PLAYA DEL CARMEN. La lamentable muerte del niño Leo ocurrido el pasado 27 de marzo, luego de que fuera succionado por un ducto del Ríolajante en el parque Xenses del Grupo Xcaret, forman parte de las historias de negligencia e impunidad que se viven en el estado de Quintana Roo y que sin importar que se trate de la pérdida de vidas humanas, no existe justicia.

Para que el cuerpo del pequeño Leo fuera entregado a su familia los obligaron a firmar un perdón.

De acuerdo a la versión de la Fiscalía General del Estado (FGE), “el menor de nombre L.L.G. en compañía de su familia, acudió a un parque de diversiones y cuando se encontraba con su señor padre nadando en un río, el menor fue arrastrado por la corriente, siendo rescatado por el padre; momentos después se le practicaron las maniobras de reanimación para posteriormente ser trasladado a un hospital privado en el municipio de Solidaridad, donde lamentablemente falleció”.
El padre de Leo, un reconocido cardiólogo intervencionista de Durango, declaró que fue presionado para que otorgara el perdón legal, ya que después de seis horas, no le entregaban el cuerpo de su hijo, y la condición era que primero firmara el perdón, lo que tuvo que hacer “ante el sufrimiento” de la madre del niño.

*El joven de 13 años fue llevado de emergencia a un hospital, donde a pesar de los esfuerzos, murió por una hemorragia pulmonar

Sobre este hecho, el Grupo Xcaret lo atribuyó a un error humano al realizar unos arreglos no autorizados en la zona del accidente.
“El río es una atracción de flotación que tiene una profundidad de 60 centímetros y en los términos en los que de manera habitual opera, no representa ningún riesgo para los visitantes”, reza el comunicado de la empresa comandada por el empresario Miguel Quintana, sin embargo, el padre del niño, Miguel Ángel Luna Calvo, relató que él mismo inició las labores de rescate de su hijo, lo que posteriormente logró, sin embargo, señaló que el personal del parque no está capacitado, por lo que también tuvo que darle los primeros auxilios. “Yo fui a rescatarlo y casi me ahogo, pude rescatarlo, llevarlo a la superficie y todo lo demás. Algo dramático, nunca se avisó al 911 ni al Ministerio Público”, señaló.

*2016, un trabajador de ellos terminó con fractura en la columna cuando le cayó una máquina pesada en la espalda

También acusó que el parque no contaba con los requerimientos básicos para atender accidentes dentro del lugar. “Cuando pasó el suceso no tenían ni los primeros auxilios, no tenían oxígeno. ¿Cómo puede ser que en un parque acuático no tenga oxígeno?. No tenían nada. En la ambulancia igual”, señaló.
El cardiólogo también acusó a las autoridades por su mala actuación, sobre todo del vicefiscal José Carlos Villarreal, quien le condicionó la entrega del cuerpo de su hijo a cambio de otorgar el perdón a Grupo Xcaret en donde la FGE sólo suspendió el área donde fue el accidente pero no cerró el parque.
Por su parte, la Fiscalía General del Estado, indicó que la Dirección de Supervisión, Evaluación y Control de la actuación de personas servidoras públicas inició la mencionada queja en contra de los responsables de la intimidación en contra del padre de Leo, por lo que igual esta denuncia será remitida al Órgano Interno de Control para fortalecer la investigación “por la posible comisión del delito de homicidio culposo, por hechos ocurridos en agravio a un menor de edad”.

*El año pasado durante la construcción de uno de los nuevos parques, trabajadores denunciaron a la empresa por obligarlos a comprar comida y bebidas en el interior de las instalaciones

OTROS CASOS
Tal parece que las grandes empresas en Quintana Roo se construyen con base al dolor de los seres humanos, donde la complicidad de las autoridades ha permitido que todos los casos queden impunes.
El caso de Leo no es el único que se ha registrado dentro de los parques del Grupo Xcaret; Juana N. madre de Hugo Axel de 11 años de edad, relató que hace siete años también vivió una tragedia como los padres de Leo, pero en su caso no le respondieron.

Hugo, de 11 años también perdió la vida luego de sufrir un accidente en el parque Xcaret en 2014.

Hugo Axel, fue a una excursión a Xcaret, donde supuestamente durante el recorrido el niño “cayó” de una altura considerable y murió. Ella asegura que se desfondó un domo donde estaba el niño y cuando volvió habían puesto unos letreros nuevos que no estaban, además, dijo que nunca iniciaron una investigación y que cuando fue a Xcaret, un licenciado de nombre “Hugo”, le dijo que “si buscaba dinero, no iba a encontrar nada”.

*2017, una losa de metal colapsó, dejando como saldo a una persona muerta y a dos más con lesiones de consideración en uno de sus parques

A raíz de la muerte de Leo, se revivieron otros terribles casos ocurridos dentro de los parques del Grupo Xcaret quienes en el 2003 fueron demandados por 100 millones de dólares por la muerte de otro menor de edad en el parque del mismo nombre, se trata del niño Brent quien entonces tenía 8 años de edad y fue succionado por un filtro de unos 30 centímetros de diámetro en una alberca. Estuvo desaparecido 24 horas hasta que flotó el cadáver. Su familia, de origen extranjero, pensó que lo habían secuestrado, hasta que el cadáver del pequeño fue encontrado.

En 2003, un niño extranjero, fue succionado por el sistema de filtración de una alberca.

Te puede interesar

Advertisement