Síguenos

¿Qué estás buscando?

Cancún

Impune fraude en carpas covid de Carlos Joaquín y Jorge Brizuela

Jorge Marzuca, Omar Macías y Víctor Salas, han expuesto el engaño de “El venezolano”, quien con amenazas quiere silenciar a los afectados

Cristina Escudero
Grupo cantón

Cancún. Los empresarios Jorge Marzuca, Omar Macías y Víctor Salas, denunciaron por amenazas de muerte y fraude a Jorge Brizuela Guevara conocido como “El Venezolano” y a su esposa Vanessa Lizeth Vargas Flores, a quienes el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González benefició con contratos directos por más de 254 millones de pesos para la ejecución de carpas Covid en Chetumal y Cancún.
Consta en el expediente 270/2020 de la Fiscalía General del Estado (FGE) la denuncia por amenazas en contra de la citada pareja, que ante el cobijo del gobierno estatal, siguen cometiendo sus fechorías.
Cansados de la falta de pago por parte de la pareja de venezolanos, los empresarios solicitaron de nuevo la intervención de la Secretaría de Salud del Estado (SESA), ya que a través de esta dependencia del gobierno, se realizaron los contratos para construir las carpas y equiparlas, pero en lugar de obtener una respuesta positiva, les han dado la espalda y se han vuelto cómplices del fraude cometido por Jorge Brizuela y Vanessa Vargas.

El gober benefició directamente a la pareja de venezolanos con contratos por las carpas Covid de Cancún y Chetumal.

Cabe recordar que los contratos sin licitación que le otorgaron a Brizuela Guevara y Vargas Flores, se realizó de forma fraudulenta, ya que no estaban en el registro de proveedores del gobierno del estado y peor aún, no comprobaron solvencia económica para ejecutar las obras, sin embargo, Jorge Marzuca asegura que en un acto de buena fe, se unió al proyecto aportando el dinero en bien de la salud de los quintanarroenses.

Pese a que el problema ya fue presentado ante el gobierno estatal y la Secretaría de Salud, estos han hecho caso omiso al mismo

Al proyecto también se unieron Omar Macías y Víctor Salas de la empresa Versatilidad Internacional, quienes aseguran haber sido envueltos por Jorge Brizuela para que aportaran el equipo, material de construcción y dinero, en tanto el gobierno realizaba los pagos al venezolano quien les prometió que les pagaría todo lo que habían aportado.
El empresario chetumaleño asegura que pese a que en un principio no hizo contrato con Jorge Brizuela y su esposa, decidió prestarles el dinero a través de una orden de mandato, pero al no tenerle confianza al venezolano, decidió pagarles directamente él a los proveedores, mientras que Omar Macías afirma que la garantía del retorno de los recursos era una cuestión personal, de palabra, pero que aún así existe constancia de sus aportaciones por medio de correos electrónicos.
Por su parte, Víctor Salas, recalcó que la obra se hizo sin recursos de Jorge Brizuela ni de su esposa, “sino con los míos y del ingeniero Omar Macías de la empresa Solución Aporta”.

Los empresarios acusan al extranjero de estar derrochando el dinero, otorgado por el gobierno, en viajes y lujos

Omar Macías quien se encargó de construir el hospital Covid de Chetumal, relata que fue a través de Víctor Salas que tuvo el primer acercamiento con Brizuela a quien conoció en un vuelo y que para entrar en el proyecto, “ellos me pidieron de entrada 400 mil pesos para contratar un avión privado, cantidad que me reembolsarían en dos días”.
“Yo jamás pago avión privado, pero les di el dinero con la promesa iniciaría la obra el 7 de junio y fue la directora administrativa de SESA, Elvia Lucía Guillén, quien me da autoridad para iniciar la obra en Chetumal; al inicio recibí el primer pago por parte de Vanessa Vargas, sin embargo, ante falta de dinero por parte de ellos comencé a financiarla, incluso tuvimos un ahorro porque en un principio costaría 14 millones de pesos y logré optimizarla a 11.7 millones de pesos, pero cuando se fue ejecutando el proyecto, fue Jorge Marzuca el que empezó a pagarme por ordenes de Vanessa, luego ella y su esposo me pidieron que siguiera financiando, pero no querían firmar contrato y sólo firmaron los presupuestos”, detalló Macías.

Pasaron dos meses y en agosto del año pasado, SESA le pide a Víctor Salas de la empresa Versatilidad que se haga cargo de las obras, pero finalmente los sacan a todos de la jugadas y les dan el control a Iiafer de Jorge Brizuela y Vanessa Vargas.
A partir de ese mes, dice Víctor Salas que comienzan los paros de pagos y ante el reclamo, la respuesta de Brizuela y su esposa fue la de amenazarlos a él y a su madre de origen ecuatoriano, por lo que en una primera instancia los denunciaron ante el consulado ecuatoriano a quienes les solicitaron el apoyo.

 

254 millones de pesos, aproximadamente, es lo que ya pagó el estado por las carpas

 

COMPLICIDAD
Jorge Marzuca, refirió que el problema inició cuando quisieron cobrar de buena fe y de buena manera a Brizuela, “a sabiendas de que tanto la empresa Iiafer y Jorge Brizuela estaban recibiendo ingresos por parte de gobierno, pero que éste no se había repartido a los empresarios que participamos; de esto puse al tanto al gobernador”.
Y añadió: “Cuando esto sube de tono, empiezan amenazas en mi contra, e incluso hace dos días le hicimos un llamado respetuoso a SESA de intervenir para que a través de ellos puedan ver los pagos y tener una mesa de diálogo”.
En algún momento -dijo- fui invitado a formar una empresa para que se haga el contrato con SESA, cosa a lo que no me presté y en cambio recibí muchas amenazas las cuales hacían vía llamadas telefónicas de número no identificados, decían que sacarían cosas de mi esposa, que publicarían grabaciones mías y esto es parte de la forma que se ha comportado el señor Jorge Brizuela, quien me dijo que no me tiene miedo, pero yo le digo que tampoco tengo miedo a sus amenazas o represalias que quiera hacer porque lo único que hice fue tenderle la mano y es un malagradecido, un sinvergüenza, al que le tendí la mano cuando tuvo un problema médico.

El proyecto ha estado lleno de irregularidades desde el inicio, luego de que ni Brizuela Guevara ni su cónyuge estaban en el registro de proveedores

Sobre los adeudos que tienen la pareja consentida del gobernador, asegura Marzuca que le deben un millón 670 mil pesos más intereses, así como un adeudo personal de 400 mil pesos que no le han cubierto; en el caso de Omar Macías, le deben cinco millones de pesos y a Víctor Salas de la empresa Versatilidad le deben 16 millones 600 mil pesos de la carpa Covid en Cancún y seis millones de la obra en Chetumal.
Pese a todos los antecedentes y la falta de pago, los empresarios aseguran que el gobierno no ha detenido los pagos a la empresa de Brizuela, “el dinero se lo están gastando y lo publican en redes sociales con viajes y lujos que se están dando porque el gobierno de Quintana Roo tiene mucha empatía con los Brizuela”.

 

Advertisement. Scroll to continue reading.

Las víctimas están hartos de las faltas de pagos, por lo que buscarán llegar hasta las últimas instancias para que les regresen su dinero

 

Jorge Marzuca reiteró que hace pública la denuncia de las amenazas que ha recibido él y su familia por parte de Brizuela y su esposa, por lo que “le solicita al gobierno tener una mesa de diálogo donde se pueda presentar la información correspondiente y la forma en que se realizaron los pagos, además de contener esta guerra que no nos beneficia a nadie y que seguramente se arreglará en tribunales”.
Finalmente, los empresarios solicitaron al gobierno de Quintana Roo la seguridad y la protección para ellos y sus familiares por las amenazas que han recibido de Jorge Brizuela y su esposa.

Estos son algunos fragmentos de los mensajes hostigantes dirigidos a Jorge Marzuca por parte de Jorge Brizuela.

Te puede interesar

Advertisement