Síguenos

¿Qué estás buscando?

24 julio, 2021

El crédito que solicitó Carlos Joaquín al cierre del 2020 por 820 millones de pesos, es para supuestas obras de infraestructura física.

Cancún

Hasta el cuello de deudas tiene Carlos Joaquín a la entidad: SHCP

 

Se corona en el primer nivel entre todos los estados. Carlos Joaquín en 2020 solicitó tres créditos a corto plazo, uno por 250 millones de pesos y otro por 100 millones de pesos y uno más por 820 millones, este último a la espera de ser aprobado

 

Cristina Escudero

Grupo Cantón

 

CANCÚN De acuerdo a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en su Sistema de Alerta Financiera, el estado de Quintana Roo inició este 2021 tal y como lo cerró, con el nivel más alto de endeudamiento de todos los estados del país, ya que es el único que está en semáforo rojo con el techo crediticio más bajo del listado.

El reporte es en cuanto al Servicio de la Deuda y de Obligaciones sobre Ingresos de Libre Disposición, lo cual representa un alto riesgo si hay un mayor endeudamiento, puesto que el año pasado el gobernador del estado, Carlos Joaquín González, solicitó dos créditos a corto plazo, uno por 250 millones de pesos y otro por 100 millones de pesos, pero al cierre del 2020 solicitó un tercero por 820 millones de pesos para supuestas obras de infraestructura física.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

El el único estado que está en semáforo rojo con el techo crediticio más bajo del listado.

En caso de que se apruebe el crédito por 820 millones de pesos, se estarían sumando mil 170 millones de pesos a la deuda, que de acuerdo a datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público hasta noviembre del año pasado era de 20 mil 446 millones 800 mil pesos.

La SHCP también revela en su informe que los ingresos totales del estado de Quintana Roo en el 2020 fueron de 29 mil 579 millones 100 mil pesos, de los cuales solo 13 mil 706 millones son de libre disposición.

* El gobierno que encabeza Carlos Joaquín ha contratado siete créditos entre 2018 y 2020, de los cuales, solo dos han sido pagados en su totalidad

Otro punto que sitúa al estado con alta probabilidad de falta de pago por ausencia de liquidez ante la baja recaudación, es la relación entre el servicio de la deuda y los ingreso de libre disposición que es del 16.2%, es decir, mayor al 15% que es el límite.

Este es el endeudamiento del gobierno del estado de 1 de enero de 2020 al 30 de septiembre.

En la recta final del 2020, el gobierno de Quintana Roo solicitó un crédito de 250 millones de pesos con Bansefi, inscrito en la SHCP el 24 de diciembre como una obligación de corto plazo, es decir a pagar dentro de 12 meses y el segundo crédito por 100 millones de pesos contratado con Banorte, fue inscrito en la misma fecha ante Hacienda y a pagar en un año.

En ambos casos, el argumento del gobierno estatal al solicitar los créditos fue para cubrir insuficiencia de liquidez de carácter temporal, es decir que los pidió porque existe escasez de fondos propios, lo cual, según Hacienda, reduce peligrosamente la capacidad de maniobra financiera.

De acuerdo a la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), de Quintana Roo, la deuda bruta total del estado con la banca múltiple asciende a 18 mil 949 millones de pesos, luego de que les amortizaron tres mil 100 millones de pesos en diciembre pasado, por lo que con los dos créditos inscritos el 24 de diciembre y de aprobarse los 820 millones de pesos, la deuda estatal llegaría a los 20 mil 19 millones de pesos, es decir 840 millones de pesos arribas de los 19 mil 169 millones de pesos que es el monto de la deuda que dejó Roberto Borge Angulo en su administración.

Roberto Erales, expuso que es evidente que el estado y las próximas administraciones solo van a tener que pagar deudas.

En total, el gobierno de Carlos Joaquín González, ha contratado siete créditos entre 2018 y 2020, de los cuales, dos han sido pagados en su totalidad: uno de Banorte por 775 millones, y otro por 292 millones de pesos con HSBC, mientras que los otros préstamos corresponden a Banorte, y aún no están pagados, los cuales son por 150, 450, 212, 315 y 150 millones de pesos; otro por 680 millones de pesos con Multiva; uno más de 260 millones de pesos con HSBC, y 250 millones de pesos con Bansi, estos últimos corresponden a la deuda a corto plazo, es decir a 12 meses, de acuerdo a datos de la misma Secretaría de Finanzas y Planeación.

En cuanto al grueso de la deuda pública a largo plazo del Estado arrastra un pasivo de más de 19 mil millones de pesos, de los cuales, sólo se han pagado casi 600 millones de pesos, en plazos que van después de la reestructura realizada por Juan Vergara, de los 240 a los 300 meses.

* El argumento del gobierno estatal al solicitar los créditos fue para cubrir insuficiencia de liquidez de carácter temporal, es decir que existe escasez de fondos propios

FRACASO

Sobre el endeudamiento que tiene Quintana Roo y que lo mantiene en semáforo rojo, el diputado del Partido del trabajo, Roberto Erales, lamentó que el gobernador Carlos Joaquín González, haya metido al estado en este problema, “no pudo con el paquete, este gobierno ya fracasó, porque el porvenir no se ve por ningún lado, lo único que quiere es meter miedo a los ciudadanos y presionarlos para sacar cosas a su favor en el próximo proceso electoral”, dijo en entrevista para Grupo Cantón.

El estado –comentó- está hundido, la deuda pública es impagable, así lo dijo el último secretario de Finanzas de la actual administración, porque sólo se abona a los intereses, no disminuye sino que se incrementa, porque hacen créditos a corto plazo y los refinanciamientos incrementan las deudas que sólo sirven para beneficiar a las consultoras que aprueban el refinanciamiento en favor exclusivamente del gobernante.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

20 mil 19 millones de pesos es el monto al que ascendería la deuda pública del estado, en caso que se apruebe el último crédito solicitado por el gobernador

“Hay una solicitud de un crédito de 820 millones de pesos, pero ya no debemos seguir aprobando esto porque la situación del estado es difícil, no aguanta más deuda pública, debemos llegar a los principio antiguos e que se gasta lo que se tiene, pero al contrario, tenemos casas de gobierno ostentosas y aviones que se utilizan para amigos en viajes innecesarios y todo eso lo paga el pueblo”, advirtió el legislador.

La baja recaudación derivado de la pandemia ha causado ausencia de liquidez en el gobierno estatal.

El petista insistió en que el mandatario estatal, “no tiene escrúpulos, no está consciente de que le tocó un tiempo difícil para gobernar, pero su voracidad y actitud depredadora es primero, busca satisfacer sus ambiciones de hacerse millonarios, de hacerse de negocios por medio de las obras públicas, a través de las cuales se dan ‘moches’ para beneficiar a los de arriba, pues sus obras son de mala calidad y se hacen con empresas foráneas”.

“El futuro de los quintanarroenses es incierto, es terrible de que estemos con la frivolidad de estos gobernantes que vemos que están en el negocio del saqueo, e imponer autoridades para imponer sus beneficios”, señaló.

Por otro lado, reconoció que el gobierno actual sigue manteniendo la presión en la compra de votos, “porque hay mucha necesidad y les gusta tener al pueblo con carencias; las ciudades están apagadas, ahí tenemos el mejor símbolo de la corrupción es la Oficialía Mayor, la cual ya ni se menciona, nunca hubo una iniciativa donde solicite que se modifique la ley y saber cuál era el motivo de la reincorporación de esa institución que existió en el estado durante 46 años y que se volvió para de Sefiplan para hacer una súper secretaria, que no tiene planeación porque de lo contrario habría resultado de obras”, abundó.

19 mil 169 millones de pesos que es el monto de la deuda que dejó el exgobernador Roberto Borge Angulo en su administración.

Finalmente, lamentó que se le haya dado preferencia a otro crédito para el proyecto del Puente Nichupté, el cual, advirtió que no cuenta con la Manifestación de Impacto Ambiental.

“El Puente Nichupté, si quieren que sea un buen proyecto y lo que buscan es descongestionar la vialidad, debería de ser de por lo menos cuatro carriles, pero a final de cuentas solo podrán la cuota los millonarios, porque nadie garantiza que no se incrementará la cuota”, concluyó.

“El futuro de los quintanarroenses es incierto, es terrible de que estemos con la frivolidad de estos gobernantes que vemos que están en el negocio del saqueo”

-Roberto Erales

Diputado local

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Te puede interesar

Advertisement