Síguenos

¿Qué estás buscando?

Cancún

Después de tres días varados en el Aeropuerto de Cancún, deportan a 84 rumanos por no acreditar su estadía en este polo turístico

Denuncian que no recibieron apoyo por parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores y del Instituto Nacional de Migración. Solo les quitaron sus pasaportes y los mandaron en un vuelo de regreso.

Por Quintana Roo Hoy

CANCÚN.- Desde el 30 de enero permanecieron varados en el Aeropuerto Internacional de Cancún 84 rumanos que no habían podido terminar su llegada al destino, luego de que en una revisión, no pudieron acreditar a las autoridades aduanales el motivo de su estadía en este polo turístico. Incluso, aparecieron en alerta de viaje de por parte de la Embajada de Rumania, motivo por el cual se le retuvo a todos  sus pasaportes, mientras se hacían las investigaciones y se verificaba que sus documentos no fueran falsos.

Esta noticia llamó la atención a medios de Rumania, quienes aseguraron que durante tres días  estuvieron durmiendo en las instalaciones del aeropuerto de Cancún sin las medidas de seguridad e higiene y distanciamiento social por la pandemia.

“Nos alegramos cuando nos vimos en el avión y ya con una sonrisa en el rostro y era como si nos hubiéramos olvidado del cansancio de las 13-14 horas de viaje cuando bajamos y nos dirigimos al control de pasaportes. Los cinco llegamos al mostrador (madre + bebé, marido, madre y suegra), y después de revisar los documentos, mi madre y yo fuimos invitados a seguir al agente de aduanas, sin más detalles. Llegamos a una habitación con varios rumanos (algunos de nuestro vuelo de Lufthansa, otros de Air France) donde nos pidieron que rellenásemos un formulario con nuestros datos y el motivo del viaje. Había señales de que no se nos permitía usar teléfonos móviles y los otros rumanos nos dijeron que los confiscarían si los usábamos. Y a partir de aquí las cosas empezaron a tomar un giro extraño “, escribió Georgiana Nastase en Facebook.

La afectada aseguró que las autoridades locales no hablaron con ellos, la única información que tenía era que sus nombres tienen una alerta de viaje, asunto que tiene que ver con el Consulado Rumano. Mientras tanto, los tuvieron separados desde que les levantaron sus pasaportes. Un elemento le informó que serían deportados de regreso a su país.

“Después de un rato nos mudamos y nos encerramos en otra habitación, una especie de sala de espera con unos colchones sostenidos por paredes y baños en un extremo. Eran alrededor de las 7 pm (y habían pasado aproximadamente 3 horas desde que aterrizamos) cuando unos 10 oficiales de aduanas vinieron con nuestros pasaportes y comenzaron a sacarnos en pequeños grupos. Estábamos en el último grupo, se nos pidió que los siguiéramos sin más explicaciones incluso ahora. Pregunté adónde íbamos y ni siquiera respondieron. Llegamos a un pasillo que conducía al avión y entonces comprendimos que nos obligarían a volver al avión. En ese momento le pedí al padre de la niña que viniera porque no tenía la papilla ni las llaves de la casa, cómo me iba sin nada”, dijo.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Te puede interesar

Advertisement