Síguenos

¿Qué estás buscando?

10 noviembre, 2022

Chetumal

Tumbas emblemáticas en el panteón de OPB en Chetumal

En el camposanto existen seis lugares llenos de historias de personas que formaron parte de la capital del estado

Paloma Wong

Grupo Cantón

CHETUMAL. Al menos seis espacios al interior del panteón municipal de Othón P. Blanco se han caracterizado por ser tumbas emblemáticas, pues envuelven historias de personajes nativos o que llegaron a radicar a Chetumal, que al fallecer dejaron un legado personal o histórico que algunos pobladores cuentan de generación en generación.

 

EL BELICEÑO

Entre los 30 sepulcros yacen los restos del menor beliceño Jhon Acustus Corbi, quien falleció el 17 mayo de 1906 a sus 16 años de edad. Aunque no hay razón de la muerte, es importante por ser de las más antiguas.

LA HÉLICE

La Hélice enaltece el nombre de pilotos de la Fuerza Aérea Mexicana, Juan Sosa Martínez y Gilberto Hernández Vega, al mecánico de aviación José Magaña Sánchez, el sacerdote José Fuentes Castellanos, los médicos Ramón Mendoza Vega y Enrique Paredes Aguilar, además del profesor de educación física José Sevilla Serdán, quienes fallecieron al acudir en auxilio de los habitantes de la ciudad de Belice, que fue devastada por el huracán “Hattie”. El avión despegó de la terminal aérea el 31 de octubre de 1961 pero jamás regresó. Los restos de la nave y los tripulantes fueron encontrados ocho años después.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

FOSA COMÚN HURCÁN JANET

Otra tumba emblemática e importante para los chetumaleños, es la fosa común donde se sepultaron cerca de 300 personas, víctimas de los embates del huracán Janet y que no fueron reclamados por sus familiares.  En el mausoleo se pueden leer los nombres de algunas víctimas, y la letra de la canción Leyenda de Chetumal, de la autoría del compositor Carlos Gómez Barrera (+), así como el poste que fue atravesado por una madera.

Además en el lugar yace la tumba de Martina Álvarez de Sánchez, quien murió ahogada afuera de su vivienda durante el paso del huracán Janet en  1955, si bien ella no se encuentra en la fosa común, se debe a que su marido la rescato e hizo una tumba aparte.

Cerca de esta fosa común está el cuerpo de José Higinio Merced Franco, originario de Guanajuato, cabo del Ejército Mexicano, quien se encontraba en la capital del estado apoyando a las víctimas del Janet, el joven de 30 años falleció decapitado por una lámina que volaba por la fuerza del viento.

 

MÁS INFORMACIÓN EN EL PERIÓDICO IMPRESO…

Te puede interesar

Advertisement