Síguenos

¿Qué estás buscando?

Chetumal

Carlos Mimenza se defiende

El empresario asegura que Carlos Joaquín,lo ha convertido en un preso político y lo señala como el orquestador de su arresto.

Por Rafael Santiago

CANCÚN.- Da a conocer Carlos Mimenza Novelo, en redes sociales, las causales de su demanda y la forma en que enfrenta legalmente esta situación. El motivo de su encarcelamiento es porque el “narcogobernador y asesino Carlos Joaquín” lo ha convertido en un preso político, al armar el fiscal Oscar Montes de Oca, un expediente
con presuntas amenazas contra “Ariel Urtaza, empleado de Amir Ibrahim Alfie”, a quien relaciona como encargado de la guerra mediática difamatoria.
Considera como irregularidades que la Fiscalía le impute el delito de extorsión, sin que
se asiente en el expediente dicha acusación, cuya pena es de 22 años de cárcel. Afirma que no hubo notificación previa; solo emitieron orden de aprehensión y fue detenido en el Aeropuerto Internacional de Mérida, cuando la Guardia Nacional no tiene facultad de detener a nadie en esa zona si no existe convenio. Por eso no lo arrestaron, pero lo secuestraron hasta que llegó la policía estatal, a la que acompañó sin problemas.
El traslado debió ser a Playa del Carmen, lugar en donde se realizó la denuncia y se emitió la orden de aprehensión, pero fue trasladado a Chetumal y encarcelado sin haberse llevado a cabo la audiencia de Imputación.

El juez Diego Emmanuel Peniche Caro, lo vincula a proceso por supuestamente extorsionar $50,000 (cincuenta mil pesos) a Ariel Urtaza, “tomando como pruebas dos supuestas llamadas de WhatsApp” que jamás realizó. Las prueba fueron un informe
de Telcel, sin embargo esos informes sólo mencionan las llamadas telefónicas a celulares, no las de WhatsApp.
Y con el argumento de que era una persona peligrosa, el juez Diego Emmanuel Peniche, ordenó prisión preventiva. Es por ello que Mimenza solicitó un amparo ante la Suprema Corte, porque es el primer caso nacional cuyo delito son amenazas por WhatsApp, avaladas por el amigo íntimo de Amir, Rafael del Pozo, titular de la Fiscalía de Protección a los Periodistas.

Aunque debió ser llevado a Playa del Carmen, Mimenza fue encarcelado en Chetumal sin realizarse la audiencia de imputación.

Si aprueban su encarcelamiento, sería el primer caso encarcelado por pruebas testimoniales. Se asume como no peligroso, y en su misiva, Mimenza destaca
que ha financiado y continúa financiando el comedor comunitario de Lupita “tita” Sánchez, en Playa del Carmen, que se encarga de llevar alimentos a miles de personas sin empleo. También financió medicinas para casa Crisal, que es un refugio para niñas
menores de edad rescatadas de la prostitución.
Ayer interpuso “el recurso de Amparo para invocar la protección de la Justicia Federal y detener las violaciones al inexistente Estado de Derecho en Quintana Roo”. Es por ello que solicita al presidente Andrés Manuel López Obrador, que intervenga para que
logre su pronta liberación.
Y después firma la carta que distribuyeron sus amigos, ya que él se encuentra recluido en la cárcel de Chetumal. A raíz de endeble de los argumentos en contra de él, ya se preparan varias otras demandas de parte de los enviados del gobernador Carlos Joaquín González.

Te puede interesar

Crimen y Castigo

Advertisement