Síguenos

¿Qué estás buscando?

21 mayo, 2024

Cancún

El dólar y la gasolina, ‘Jinetes Apocalípticos’

Expertos visualizan un 2017 caótico ante la fluctuación del precio de los combustibles y la cotización del peso frente al dólar.

CANCÚN, Q. Roo.- Con la llega del 2017 se visualizan dos escenarios caóticos para la economía de los mexicanos, y los quintanarroenses no están exentos, uno de ellos es la devaluación del peso y el segundo la entrada en vigor de los ajustes al precio de los combustibles como las gasolinas Magna y Premium y el Diésel.

Desde octubre del 2016, el Colegio de Contadores anticipaba que las presiones inflacionarias por la depreciación del peso frente al dólar no se sentirán sólo en el encarecimiento de productos básicos como la tortilla, sino en otros alimentos como el arroz o el trigo que también se cotizan en dólares, además de que antes de que el billete verde se estabilice podría incluso subir hasta los 25 pesos en este 2017.

Santiago de Jesús Rejón, dirigente del organismo, dijo que el gobierno pretendió mantener la expectativa de inflación en una tasa de 3% haciendo subastas de dólares todos los días para contener la depreciación de la moneda nacional, pero la estrategia nunca funcionó pues el dólar siguió subiendo, sobre todo a partir de la victoria de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos, quien este 20 de enero tomará posesión como presidente del vecino país del norte.

Por otro lado, el aumento en el precio de los combustibles alcanzará los bolsillos de los mexicanos, y comenzarán a sentirse en productos de la canasta básica en los cuales México no es autosuficiente, principalmente los granos que se importan para poder cubrir la demanda nacional, dijo.

Con la devaluación del peso y el aumento del combustible el arroz y el trigo serán los primeros en encarecerse, luego de que los incrementos en el precio del maíz también ya han comenzado a reflejarse en la tortilla, producto de primer orden en la dieta de los mexicanos.

De Jesús Rejón dijo que la perspectiva no es nada halagüeña puesto que hay análisis muy serios que pronostican que el peso no se estabilizará en el corto plazo, sino todo lo contrario, podría llegar a niveles insospechados de 25 pesos por dólar, lo cual sería ya un escenario muy alarmante para el país.

La inflación se mantendrá al menos el fin de año contenida, en el orden de 5%, pero para 2017 el pronóstico es reservado, vaticinó.

COINCIDEN PROVEEDORES

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Camila Zambrano, tesorera de la Asociación de Proveedores de Quintana Roo, coincidió con el dirigente hotelero de la Riviera Maya al explicar que los precios de los insumos de importación que consumen los hoteles se pactan a un tipo de cambio temporal que varía en función del tipo de cambio vigente, pero como ha venido sucediendo desde el último trimestre de 2015, la volatilidad del peso ha hecho imposible mantener precios estables, lo cual se ha tenido que ver reflejado en el precio. Aseguró que es muy difícil determinar un porcentaje de incremento en precios finales a los hoteles y restaurantes del Caribe mexicano, pues los precios son muy variables por proveedor y por centro de hospedaje, pero es evidente que desde 2015 y a lo largo de todo 2016 han tenido que absorber pérdidas, pues el peso mexicano se ha devaluado en más de 30% y ello necesariamente ha implicado ajustes en sus costos de operación y precios de venta. Aunado a ello, la nueva estocada con los ajustes al precio de la gasolina, lo que obligará al sector a realizar ajustes también en los precios de sus servicios.

AFECTACIÓN TURÍSTICA

Quintana Roo tuvo la oportunidad de entrevistar a finales de 2015 al connotado académico de la Universidad Anáhuac, Francisco Madrid, respecto de los efectos en turismo de la depreciación de peso frente al dólar. Explicó que en un primer momento la depreciación del peso trae algunas ventajas competitivas en el sector turístico, pero éstas tienden a desaparecer ya que buena parte de la economía está indexada al valor del dólar. “Al final, el más perjudicado resultará ser el turismo nacional que representa el 35% del turismo de Cancún y el 20% del de la Riviera Maya, pues a mediano plazo se encarecerán las tarifas aéreas, el hospedaje y también muchos bienes y servicios que utilizan insumos importados”.

Otro de los efectos previsibles es la contracción en el gasto del viajero de internación. El académico refirió que ya en 1995 se vivió una devaluación de la moneda con dos efectos inmediatos en la industria sin chimeneas: incremento en el turismo de internación, pero disminución en el gasto promedio de estos viajeros. En 2002-2003, se vivió el efecto contrario; una apreciación del peso que no supuso un incremento en el volumen de turistas de internación, pero sí un alza en la derrama del turismo de internación, dijo el académico.

REACCIONES EN SECTOR DE TURISMO

El dirigente de los hoteleros de la Riviera Maya, Jean Agarrista, anticipó que la afectación principal será en el tema de los insumos hoteleros de importación, que se pactan con proveedores locales a un costo en función del tipo de cambio vigente, pero fluctúan en función del deslizamiento del peso y que son transportados por carretera o por barco, que consumen gasolina y diésel “Si en esta semana se pactó el precio de los camarones a un tipo de cambio de 17 pesos, pero a la semana siguiente el dólar se dispara a 20, evidentemente hay un incremento que se tendrá que verse repercutido en el precio final al hotel”, explicó.

RECORTE A PROGRAMAS SOCIALES

“El alza a la tasa de interés de referencia hace que el gobierno tenga que pagar más por los intereses de su deuda, y eso le pone presión al gasto público, si de por si tuvimos que recortarlo habrá mucho menos dinero, esto le puede pegar el gobierno y por lo tanto a algunos programas que la gente recibía,” aclaró el investigador del CIDE, Fausto Hernández.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

Con el recorte presupuestal anunciado por la secretaria de Hacienda para el 2017, el presupuesto para los programas y acciones de desarrollo social sufrieron un recorte de 10.5% real, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. El presupuesto para este fin pasó de 940,281 millones de pesos en 2016 a 864,689 millones para este 2017.

La decisión del Banco de México por incrementar la tasa de referencia hasta 4.75% dio un respiro a la moneda nacional. El tipo de cambio FIX que administra el banco central y es utilizando para grandes operaciones, registró una apreciación, el valor de dólar pasó de 19.5 pesos un día antes del anuncio a 19.3 pesos al cierre del lunes 3 de octubre. En algunas casas de cambio el dólar se vende a 19.80 pesos por dólar, desde los 20 pesos antes de la decisión.Sin embargo, el alivio será momentáneo, en el mercado de futuros -donde se operan grandes contratos a diferentes plazos- el peso sigue depreciándose paulatinamente. En diciembre los contratos para marzo de 2017 se registraron en 19.8 pesos por dólar y para junio hasta 20 pesos. (Jesús Vázquez / QUINTANA ROO HOY)

Te puede interesar

Advertisement