Síguenos

¿Qué estás buscando?

18 abril, 2024

Mundo

El lado oscuro de las vacunas covid-19

De la Redacción / GRUPO CANTÓN


CDMX.-Más de 13 mil 500 millones de dosis de vacunas contra COVID-19 después ya tenemos los resultados del mayor estudio mundial sobre la seguridad de esos medicamentos y sus posibles efectos a largo plazo.

La información revelada muestra que las vacunas para COVID-19 sí están relacionadas con incremento en afecciones neurológicas, sanguíneas y cardíacas.
A pesar de que las vacunas contra COVID-19 lograron salvar a más de un millón de personas solo en Europa, una pequeña porción de las personas que recibieron al menos una dosis reportó problemas de salud luego de que les aplicaron la inyección. Ese hecho avivó el debate sobre los beneficios y daños.

Una nueva investigación, realizada por Global Vaccine Data Network y publicada en la revista Vaccine la semana pasada, reveló los resultados y hallazgos específicos sobre los efectos de las vacunas contra COVID-19.

La investigación buscó 13 afecciones médicas que el grupo consideró “eventos adversos de especial interés” entre 99 millones de personas vacunadas en ocho países, con el objetivo de identificar más casos de lo esperado después de una inyección de COVID. El uso de datos agregados aumentó la posibilidad de identificar señales de seguridad raras que podrían haberse pasado por alto al observar sólo poblaciones más pequeñas.

El estudio encontró que la miocarditis o inflamación del músculo cardíaco es uno de los ‘males’ que se identificó constantemente después de que una persona recibía la primera, segunda y tercera dosis de vacunas de ARNm.

El mayor aumento en la proporción observada y esperada se observó después de una segunda dosis con la inyección de Moderna. Una primera y una cuarta dosis de la misma vacuna también se relacionaron con un aumento de la pericarditis o inflamación del fino saco que cubre el corazón.

Los eventos raros, identificados al principio de la pandemia, incluyeron un mayor riesgo de inflamación relacionada con el corazón por las dosis de vacunas COVID fabricadas por Pfizer Inc., BioNTech SE y Moderna Inc.,

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

También se detectó un mayor riesgo de un tipo de coágulo de sangre en el cerebro después de recibir una dosis de la vacuna de AstraZeneca.

Las inyecciones de vectores virales, como la de AstraZeneca también se vincularon con un mayor riesgo de síndrome de Guillain-Barré, un trastorno neurológico en el que el sistema inmunológico ataca por error al sistema nervioso periférico.

SEÑAL DE ALERTA
El estudio detalla que los investigadores encontraron un aumento estadísticamente significativo en los casos de síndrome de Guillain-Barré dentro de los 42 días posteriores a una inyección inicial con la vacuna de AstraZenca. Dicho aumento no se observó en los pacientes que recibieron vacunas COVID de otros laboratorios. Según la incidencia de fondo de la afección, se esperaban 66 casos, pero se observaron 190 eventos.

La dosis de Astra se relacionó con un aumento tres veces mayor en la trombosis de los senos venosos cerebrales, un tipo de coágulo de sangre en el cerebro, identificado en 69 eventos, en comparación con los 21 esperados. Esta situación llevó a la retirada o restricción de la vacuna en Dinamarca y otros países.

También se hallaron casos de mielitis transversa (inflamación de la médula espinal) después de que se identificaron en el estudio las vacunas de vectores virales, como la desarrollada por el laboratorio Johnson & Johnson. También lo fue la encefalomielitis aguda diseminada (inflamación e hinchazón en el cerebro y la médula espinal) después de las vacunas de vectores virales y de ARNm.

Se observaron siete casos de encefalomielitis aguda diseminada después de la vacunación con la vacuna Pfizer-BioNTech, frente a una expectativa de dos.

El estudio no revisó el síndrome de taquicardia ortostática postural, o POTS, que algunas investigaciones han relacionado con las vacunas Covid.

La intolerancia al ejercicio, la fatiga excesiva, el entumecimiento y la “confusión mental” son algunos de los síntomas comunes identificados en más de 240 adultos que experimentaron síndrome crónico posvacunación en un estudio separado realizado por la Facultad de Medicina de Yale. Aún no se conoce la causa del síndrome y no existen pruebas de diagnóstico ni remedios probados.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

La investigación de Yale tiene como objetivo comprender la afección para aliviar el sufrimiento de las personas afectadas y mejorar la seguridad de las vacunas, dijo Harlan Krumholz, investigador principal del estudio y director del Centro de Investigación y Evaluación de Resultados del Hospital Yale New Haven.

“Ambas cosas pueden ser ciertas”, dijo Krumholz en una entrevista. “Pueden salvar millones de vidas y puede haber un pequeño número de personas que se hayan visto afectadas negativamente”.

Te puede interesar

Advertisement