Síguenos

¿Qué estás buscando?

23 mayo, 2022

Me lleva el tren

No avanzan los tramos 6 y 7 el proyecto del Tren Maya trabado al sur de Quintana Roo

La falta de acuerdos entre Fonatur y ejidatarios por la compra-venta de terrenos en Bacalar, han atrasado el inicio de obras en la zona

JESÚS VÁZQUEZ

GRUPO CANTÓN

CANCÚN.- Aunque se anunció que en 2022 arrancaría la construcción de los tramos 6 y 7 del Tren Maya, hasta el momento no hay ningún tipo de avance.

Incluso el comisario ejidal de Bacalar, Luis Chimal, asegura que aún no hay acuerdo con Fonatur para la venta de tierra para la estación ni para la vía férrea.

Luis Chimal Balam, comisario ejidal de Bacalar, dijo que la postura de los comuneros es que primero les resuelvan el litigio en que se encuentran 354 hectáreas en torno a la Laguna de los Siete Colores para entonces poder avanzar en las negociaciones del Tren Maya.

Otra de las condiciones es que se agilice la apertura de la zona arqueológica de Ichkabal, la cual queda dentro del ejido. Para ello piden que se les permita manejar un área comercial de venta de artesanías y souvenirs en torno a los vestigios y que se les pague una renta o un porcentaje de lo que genere la taquilla por el ingreso de turistas a las ruinas.

Lo único que hasta el momento ha autorizado la asamblea ejidal es la aportación de seis hectáreas para el trazo de la vía y la ubicación de la terminal férrea, pero esto condicionado a que el gobierno federal los apoye en resolver tanto el litigio de las 354 hectáreas como la apertura de Ichkabal.

Chimal Balam aseguró que Fonatur se comprometió a gestionar la solución de ambos asuntos, pero “sólo eso, no hemos firmado la entrega de nada de tierra, mucho menos las mil hectáreas que nos piden para desarrollar a futuro”.

Advertisement. Scroll to continue reading.
[adsforwp id="243463"]

El líder comunero recordó que la promesa de gestionar los problemas del ejido también se las hizo el secretario de Turismo, Miguel Torruco, quien dijo que los apoyaría en agilizar la apertura de los vestigios ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), pero de eso hace ya casi dos años sin que se haya avanzado nada en dicho asunto.

Los representantes de Fonatur se llevaron las peticiones del ejido, pero no hicieron una nueva propuesta sobre el trazo del Tren Maya ni presentaron un proyecto específico sobre la ubicación de la estación en Bacalar, comentó Chimal Balam.

Litigio de tierras

Sobre el litigio de 354 hectáreas, Chimal Balam recordó que el ejido de Bacalar fue dotado en 1936 mediante una resolución presidencial con un total de mil 750 hectáreas, a las cuales se sumaron 54 mil 250 más en 1942, con lo cual el ejido llegó a poseer 56 mil hectáreas en total.

Sobre una porción de 354 hectáreas dentro de la dotación ejidal, el gobierno del estado solicitó la ampliación del fundo legal del poblado de Bacalar, la cual le fue autorizada en 1972, principalmente sobre tierras en la ribera de la Laguna de los Siete Colores (Laguna de Bacalar). A partir de entonces, esas tierras han sido ocupadas progresivamente por particulares que han construido hoteles, viviendas y demás infraestructura urbana, pese a ser tierra ejidal.

No fue sino hasta 2011 que mediante asesoría legal especializada los ejidatarios iniciaron el procedimiento jurídico para reclamar el pago de esas tierras, sin tener hasta el momento éxito alguno.

Te puede interesar

Advertisement