Las barbas del fiscal Pech a remojar

El Fiscal Miguel Ángel Pech debe voltear a ver lo que sucede en Oaxaca, donde su par ha demostrado de qué manera la ineficiencia y falta de profesionalismo pueden llevar a un problema nacional de inmensa magnitud.

61

El Fiscal Miguel Ángel Pech debe voltear a ver lo que sucede en Oaxaca, donde su par ha demostrado de qué manera la ineficiencia y falta de profesionalismo pueden llevar a un problema nacional de inmensa magnitud.

Esto por el caso del médico ortopedista encarcelado por “homicidio doloso” en la muerte de un menor al que operó de una fractura de codo en noviembre pasado.

En todo el país ha habido protestas muy grandes de los médicos por esta aberración moral.

Uno de los argumentos, supongo que tiene un sentido legal de esos que tanto gustan a las autoridades, para encarcelar al médico es que no había una Unidad de Terapia Intensiva en el hospital donde el doctor operó.

Razón por la cual tendrían que irse a la cárcel miles, muchos miles de galenos en todo el país.

La acusación está basada en una autopsia hecha con las patas y escrita con algo peor, cambiando incluso términos médicos de uso común como “vascular”, que se vuelve “bascular”. Una autopsia que tiene juicios de valor muy graves, que ameritan incluso responsabilidad penal para quien la hizo y quien la escribió.

¿Nos acordamos de que Pech suele decir que no cuenta con casi nada en la Fiscalía, a veces no tiene ni para pagar sueldos?

¿Nos acordamos del retraso en autopsias de ejecutados en Semana Santa precisamente por vacaciones del personal?

Digo para prevenir qué puede pasar cuándo no se cuenta con los elementos indispensables para sustentar acusaciones en elementos totalmente profesionales.

Lo de Oaxaca es un precedente gravísimo a nivel nacional. Los padres del niño lo llevaron a una clínica particular, como las que tenemos en todo el Estado, sin ir más lejos en Chetumal, porque había un paro en el hospital Civil. Y ahí los doctores hicieron su mejor esfuerzo, y sobre todo no pudieron evitar ni siquiera prevenir una severísima reacción alérgica a uno de los medicamentos de la anestesia.

El médico ortopedista está en la cárcel porque, según la Fiscalía de Oaxaca, según el fiscal Rubén Vasconcelos, decidió operarlo sin contar con Unidad de Terapia Intensiva porque, juicio de valor ilegal de la autopsia, decidió tenerlo mucho tiempo boca abajo (que es la posición que se utiliza para operar el codo fracturado), y por muchas más jaladas, producto de la incapacidad de quienes debieron darle elementos científicos al juez.

Esto es lo grave. Y lo que puede sucederle a Pech en cualquier momento, no se puede jugar a la justicia sin profesionales bien pagados, de tiempo completo, que puedan responder a las necesidades de la misma Fiscalía.

¿Cuántos médicos forenses tenemos? ¿Cómo está integrado el Servicio Forense? ¿Cómo se hacen las autopsias, se han hecho las de los más de 100 ejecutados tan sólo en Cancún en este año?

Poner las barbas a remojar siempre es saludable…