¿Cuántas denuncias más?

Así como nos enteramos de la llegada masiva de sargazo a las playas de Quintana Roo, así como sabemos de los asesinatos de cada día en Cancún, así nos llega la información de una denuncia penal más contra cuatro ex funcionarios del gobierno anterior.

47

Así como nos enteramos de la llegada masiva de sargazo a las playas de Quintana Roo, así como sabemos de los asesinatos de cada día en Cancún, así nos llega la información de una denuncia penal más contra cuatro ex funcionarios del gobierno anterior.

¿Cuánto dinero es mucho? ¿Cuántos desfalcos más van a “encontrar”’
Supongo que lo difícil es documentar los delitos como tales. Porque a simple vista parecería un desastre de manejo de recursos sin ningún orden. ¿Alguien se quedó con todos estos millones? Esta es la verdadera pregunta.

Y si así fuese, valga el ejemplo de las acusaciones contra Andrés Canul Novelo, que fue subsecretario de Sintra el sexenio pasado, a quien se le embargaron varios terrenos en Cozumel; pero el juez dictaminó que puede estar en su casa.

O sea, ni siquiera unos días en la cárcel.

Nuevas denuncias, nuevos procesos penales; pero no vemos claro en Quintana Roo cuál va a ser su devenir, en qué van a terminar. Los nombres ya nos lo sabemos de memoria, unos ya están en su casa con toda tranquilidad, y otros simplemente esperan.

¿Qué va a pasar con Roberto Borge? El gobierno de Enrique Peña Nieto ya comenzó a poner en “orden” los procesos penales-políticos que existen. Ya pusieron en total libertad, exonerada de los cargos que tenía en su contra, sin ningún cuestionamiento, a Elba Esther Gordillo. Siguen sin detener a César Duarte o a la esposa de Javier Duarte, que vive como millonaria en Londres.

La apuesta será dónde queda Borge en el ánimo presidencial, en esta “limpieza de casa” a cinco minutos de dejar el poder.

Mientras tanto sigamos sumando sargazo, asesinados y denuncias contra ex funcionarios borgistas. Con resignación. Con paciencia porque o la autoridad, es decir la Fiscalía, no logra integrar los expedientes de manera irrevocable, o los jueces siguen jugando a favor de los presuntos culpables, y los mandan a su casa con permiso de salir de nueve de la mañana a cuatro de la tarde…