Y siguen a galopes sobre Tajamar

Por un lado le dan una palmada por la espalda a los ambientalistas defensores de Tajamar para que sientan un aparente y en el fondo disfrazado triunfo, porque a camisa quitada, el asunto sigue cojo

30

Recientemente luego de estar quieto por meses el tema del Malecón Tajamar, se dio la noticia de la restauración del manglar en el complejo, tema pendiente desde 2017 y que ya por fin la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales dio luz verde.

La propuesta específica que la Comisión Nacional Forestal llevará la batuta de los trabajos, entre las que se establece la rehabilitación del flujo de agua en varios predios y la restitución del manglar en áreas afectadas.Ahora, la buena nueva anunciada por Rogelio Jiménez Pons, titular del Fondo Nacional del Fomento al Turismo (Fonatur) es que se necesita una cantidad aproximada de 40 millones de pesos para darle mantenimiento al área para rehabilitar las luminarias, drenaje y personal de vigilancia.

Esto es algo incongruente con el tema de la restauración, porque entonces quién se encargaría del cuidado de éstas, si los recursos por el momento son nulos, por un lado le dan una palmada por la espalda a los ambientalistas defensores de Tajamar para que sientan un aparente y en el fondo disfrazado triunfo, porque a camisa quitada, el asunto sigue cojo.

Recordemos que en la madrugada del 16 de enero de 2016 se dio el ecocidio en el sitio con el desmonte de 40 hectáreas de manglar de las 72 existentes en ese terreno que además tiene selva baja y sabana.Algo que llama la atención es que luego que se termine el proceso restauración (que hasta el momento no se sabe qué tiempo será), se comenzará hablar con los dueños de los predios para comenzar a negociar el no tan importante tema de las indemnizaciones.

Como se recordará, 11 millones de pesos, fue el monto invertido por inmobiliarias en el complejo al cancelarse el proyecto.A pesar de no tener la dependencia presupuesto para indemnizarlos que ronda los tres mil millones de pesos, según datos de la Fonatur de la pasada administración federal, este gobierno tiene en planes hablar con los afectados, reitero luego de la restauración, en pocas palabras y como se dice popularmente “con la mano en la cintura”, sin prontitudes.

¿Cómo se va a solucionar esta problemática y para cuándo? Según el discurso del funcionario se busca dar tramitación con la propuesta de darles otros terrenos de acuerdo a las hectáreas que tenga cada dueño en Tajamar.Una parte del problema resuelto (según ellos), pero no del todo porque lo primero sería saber qué tanto terreno tiene el gobierno federal para dar y en qué sitios tan favorecidos que acepten los dueños implicados en ese lugar.

Sacando deducciones anticipadas, sin todavía saber cuánto tiempo demorará la restauración del manglar, entre el arranque, la preparación, el desarrollo y la conclusión que se lleva un buen tiempo, quizás uno o par de años.

Esto sin tocar el tema de la construcción del edificio proyecto de lujo Infinity que desde hace unos años está en obra negra al permanecer clausurado al caer en el conflicto de Tajamar, otro obstáculos para las autoridades federales que le siguen dando vuelta a la cabeza y no saben hasta el momento como lo van a solucionar.

Entre lo que se resuelve esto, el tema de las indemnizaciones se avizora aún lejano, porque hay que seguir lineamientos y cumplimientos de burocracia, amparos y si sacamos cuenta el tiempo corre y probablemente este gobierno ya estaría de salida, entre que buscan dar partida o dilatan el asunto, por lo que es el cuento de nunca acabar y el tema de Malecón Tajamar seguirá a galopes, pero saque usted sus propias conclusiones, punto y final