Fresco aún en el tintero está la medida que anuncia la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de adoptar modelos productivos armoniosos con la naturaleza y la sociedad, lo cual representa un reto para México.

A esto se suma el comentario del secretario de Turismo, Miguel Torruco, durante el Simposio Virtual Internacional ‘La Nueva Era del Turismo’, quien aseguró que la crisis por el coronavirus ha hecho visible el “agotamiento y decadencia de los modelos tradicionales de hacer turismo” e hizo énfasis en la industria sin chimenea en el Caribe mexicano, el principal sector de ingreso en Quintana Roo que ya no será fuente de ganancias desmesuradas.

El titular añadió que resulta fundamental que investigadores, académicos, empresarios y autoridades sean sensibles a temas con conservación y preservación de recursos naturales, el bienestar social y comunitario, la inclusión y la urgencia de construir un México mejor.

La pandemia causada por el Covid-19, y que innegablemente deriva de una crisis ecológica, ha llevado a México a replantear sus modelos productivos y a develar la necesidad de transitar a uno más elocuente que permita un futuro sustentable. Es el caso de la cooperativa, que implica dejar de explotar los recursos de manera depredatoria para impulsar un esquema que respete la naturaleza y a la especie humana a fin de recuperar la salud ecológica y social.

Víctor Manuel Toledo Manzur, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, dijo que “estamos ante el reto descomunal de cambiar la manera en que producimos y que durante mucho tiempo se hizo bajo un esquema científico con una visión mecánica, resultado de la necesidad del capitalismo de ver a la naturaleza como sistema de recursos para producir y generar riqueza”.

Al aterrizar estos análisis en Quintana Roo, es imprescindible hablar del destino Maya Kaa’n enfocado al turismo de naturaleza, en una conversación con Gonzalo Merediz Alonso, director ejecutivo de Amigos de Sian Kaa’n  indicó que las empresas turísticas que cooperan no tienen reservas de recursos y la crisis los golpea al no tener bienes para vender.

Las 35 pequeñas cooperativas unificadas entre hoteles, restaurantes, tour operadores viven al día, por tal motivo a ellos les urge el apoyo de la Secretaría de Turismo de Quintana Roo con la certificación sanitaria y así poder reactivar sus actividades.

A pesar de no ser un destino no masivo, el que ofrezca sitios de naturaleza, es una oportunidad para escapar del encierro de estos tiempos; es una muestra de los pocos ejemplos que se hace bien en el estado, atraer turistas a espacios abiertos, respirar sanamente, agradecer al medio ambiente lo que nos brinda y respetarlo, es un chip que los empresarios deben empezar a tener más en cuenta.

Por el momento las cooperativas se encuentran en el paso de responder los cuestionarios, capacitación especializada que por el momento es un tipo de protocolo difícil de predecir y el tiempo y la reactivación paulatina del sector turístico dirá la última palabra.

Por el momento la expectativa de cuando llegará el flujo turístico que acostumbraba llegar a la entidad es incierto, sobre todo aún más en los sitios ecoturísticos donde están más lejos los pronósticos porque apenas se comienza a gatear en el tema del desarrollo sustentable.

Factores importantes del auge depende de cómo se promueva y  la reactivación económica en el mundo.

Por lo pronto, así se encuentra el panorama, pero saque usted sus propias conclusiones, punto y final.