Sicarios revelan cómo era la casa para torturar a enemigos del Chapo

Un nuevo testigo en el juicio del Chapo habló sobre "La Casa de la Muerte" y cómo se llegó ser parte del Cártel de Sinaloa desde Ciudad Juárez

414

Estados Unido.- El día de ayer un nuevo testigo declaró en el juicio del Chapo y reveló escalofriantes datos del modus operandi de los sicarios que trabajaban para el Cártel de Sinaloa en distintas zonas de México.

Edgar Iván Galván, alias ‘El Negro’, relató como logró pertenecer al cártel, cual era su función y la aterradora descripción del cuarto de torturas donde asesinaban a los enemigos del Chapo, llamada “La Casa de la Muerte”, ubicada en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Así comenzó Edgar Galván como sicario

Él era el encargado de distribuir la droga en varios puntos de Estados Unidos como Florida, Texas, Illinois y Georgia y de venderle armamento a los sicarios que comenzaron una guerra en la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez para quitarle la plaza a los Carrillo Fuentes.

El Cártel de Sinaloa no solo esta construido por sanguinarios jefes sino también por cientos de traficantes de bajo perfil, quienes realizan las tareas más escenciales como enviar mensajes, ocultar las armas, transportar droga y asesinar a los traidores.

‘El Negro’ reveló que fue reclutado por el capo Antonio Marrufo, alías “El Jaguar”, quien después de que fue secuestrado por el Cártel de Juárez, se unió al Cártel de Sinaloa para vengarse.

Galván dijo que en el 2007, el “Chapo le ofreció al Jaguar que se encargara de la limpieza de Juárez, de matar a todos sus contrarios”, supuestamente.

El testigo miró por primera vez al Chapo este lunes durante el juicio, en el que decidió cooperar para que le quitaran la cadena perpetua que le habían otorgado en Estados Unidos.

Ahí, Edgar Galván relató todas sus actividades delictivas desde el 2004 hasta el 2011.


Información de El Debate.