Richard Horton, médico editor de la revista inglesa The Lancet, aseguró que el COVID-19 debería ser tratado como una sindemia por lo cual varios expertos se han sumado a la propuesta, por eso te explicamos qué es una sindemia.

¿Qué es una sindemia?

El término sindemia es relativamente reciente, fue acuñado por el doctor Merrill Singer a mediados de la década de 1990, y proviene de las palabras epidemia y sinergia; hace referencia a la suma de dos o más epidemias que interactúan de forma tal que causen un daño mayor que la suma de las dos enfermedades.

La presencia de dos enfermedades en una persona, ya sea que interactúen o no, se llama comorbilidad y coinfección, sin embargo, la diferencia con sindémico (sindemia) es que la investigación sindémica se centra en las comunidades que sufren epidemias concurrentes que aumentan las consecuencias negativas para la salud.

Desde 2019, The Lancet acuñó el término de “sindemia global” para referirse a tres pandemias que afectan a la mayoría de las personas en todos los continentes: obesidad, malnutrición y cambio climático.

¿Por qué el COVID-19 es una sindemia?

Richard Horton, editor de The Lancet, describió en una editorial publicada por la revista que el nuevo coronavirus es una sindemia porque el virus del SARS-CoV-2 interactúa con enfermedades no transmisibles como diabetes, cáncer o problemas cardíacos, y además lo hace en un contexto social y ambiental caracterizado por la inequidad o desigualdad social.

El doctor Horton explica que el COVID-19 interactúa dentro de los grupos sociales de acuerdo con patrones de desigualdad ya que la disparidad social y económica magnifica los efectos adversos de la enfermedad.

En el artículo publicado en The Lancet se asegura que enfrentar al COVID-19 como una sindemia permitiría tener un enfoque más matizado para proteger la salud de las comunidades.

Los datos son contundentes al tener un índice desproporcionado de resultados adversos y mortales de personas que padecen COVID-19 en comunidades empobrecidas, de bajos ingresos y minorías étnicas.

Para Horton, ninguna vacuna podrá controlar el nuevo coronavirus si no se toman medidas políticas macro de fondo para solucionar otras desigualdades sociales.