REDACCIÓN
GRUPO CANTÓN

PLAYA DEL CARMEN.- Laura Beristain Navarrete, alcaldesa de Solidaridad, sigue siendo ejemplo de malas acciones para el municipio, no solo por los actos de corrupción, sino también por que una vez más queda demostrado que le da la espalda al pueblo que la eligió.

Fue en marzo que la gasera Tomza solicitó a la ASEA el permiso para construir esta planta de distribución y en menos de cuatro meses obtuvieron todos los permisos, incluso todo empezó a todo tren y en plena pandemia cuando esta obra calificaba como no esencial al estar todo el estado en semáforo rojo, por debajo del agua, la comenzaron a realizar en la zona urbana “Villas del Sol”.

Todo estalló porque hace unos días, unas pruebas y el fuerte olor a gas, anestesió a casi todo ese fraccionamiento, lo que llenó de preocupación a sus habitantes.

Sin embargo, la indiferencia de la primera edil ha indignado a los vecinos, quienes pese a exigir una inmediata respuesta por parte de la autoridad para clausurar la obra de construcción, no recibieron respuesta.

Durante el pasado miércoles, un grupo de vecinos se manifestaron por segunda ocasión en contra de la obra e hicieron señalamientos en contra de la empresa CADU, la cual entregó al Ayuntamiento el predio ubicado en el cruce de las avenidas Garzas y Gansos, así como que el gobierno municipal, que a través de la dirección de Desarrollo Urbano, dio todo su aval para construir esta estación de gas.

Los inconformes incluso interceptaron al regidor Carlos Guerra Sánchez, quién les dijo que dentro del ámbito de sus facultades, solicitaría la información para ver en qué condiciones se autorizó esa obra, pues originalmente ni a él, ni al Cabildo les corrresponde otorgar los permisos.

Román Contreras Nahom, vocero de la presidente municipal, evadió a los manifestantes, y al ser cuestionado fingió “desconocimiento” y que “pensó” que habían sido atendidos por el secretario de gobierno, limitándose a decirles que canalizaría la petición a las instancias correspondientes.

El gabinete de Beristain al ver el revuelo en las afueras del Palacio municipal prefirieron escabullirse y no encararlos.

Según David Duarte, ahora resulta que no sabe quien le dio luz verde a la construcción de la gasera por parte de la empresa Tomza.