Síguenos

¿Qué estás buscando?

Jorge Brizuela, es señalado como el operador de los negocios sucios del Gobernador del Estado.

Cancún

Autoatentado del sicario de Carlos Joaquín

Rafael Santiago
grupo cantón

Cancún. El operador de los negocios sucios de Carlos Joaquín, el venezolano Jorge Brizuela Guevara, tuvo un supuesto atentado la madrugada de ayer, cuando viajaba a en su camioneta blindada Grand Jeep Cherokee color blanca placas de Quintana Roo, UVP-926-E. Lo destacable del ataque es que de los cinco impactos no tuvo ni un rasguño, aunque fue dañado el cristal posterior por los plomazos y que rápidamente declaró contra periodistas y a opositores del gobernador, de estar detrás del atentado.
Según narró, los hechos ocurrieron por la madrugada, sobre la Colosio, cerca del poblado Alfredo V. Bonfil, de ahí logró escapar y pedir auxilio a integrantes de la Guardia Nacional, pero no se pudo detener a ninguno de los agresores. De inmediato fue traslado a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE) que dirige otro personaje oscuro acusado de varios despojos y fraudes, Óscar Montes de Oca. Lo primero que hizo en esa instancia fue señalar que los presuntos responsables son los periodistas Eduardo Rascón Gutiérrez, Julián Santiesteban y Alfredo Gris, según quedó asentado en la carpeta FGE//QROO/BJ/19847/2020.
A esto suma lo que había declarado ante la FGE apenas este martes, curiosamente un día antes del atentado, en la carpeta de investigación FGE/QROO//CAN/12/22091/2020, en los que pone como a personas que supuestamente lo amenazaron de muerte y que considera como parte de una especie de complot en su contra: Carlos Mimenza; y a otros de los que presumía su amistad, como Jorge Marzuca Fuentes (dueño de Playa Mamitas); Víctor Hugo Salas Montes de Oca y Norma Piedad Montes de Oca. Insistió en que sabía que con estas denuncias iba a ser objeto de ataques o intimidaciones de sus enemigos.
La acusación contra Eduardo Rascón Gutiérrez como responsable del ataque a balazos que sufrió, tiene los antecedentes de que hace dos días, este periodista recibía ataques en las redes sociales, en portal con poca presencia, como es cdmxpress.com.mx. En la nota ahí publicada se le acusa de ser una persona que se hace pasar por abogado para defraudar, pero también de que utiliza “un periodismo gatilleril” que fue pagado por el exgoberndor Roberto Borge Angulo y ahora es financiado, por el empresario playense Carlos Mimenza Novelo (quien está en la cárcel de Chetumal, acusado por otro periodista que está al servicio y la nómina de Carlos Joaquín).

FRAUDE CON CARPAS COVID
Los antecedentes políticos se suman a otra más grave y que involucra a varios de los empresarios que menciona como sus posibles agresores. Entre ellos está Jorge Marzuca Fuentes, al que presumía como su amigo y hasta hay audios que muestran que vivía en alguna de sus casas en Playa del Carmen, ahora es su enemigo jurado porque lo metió en un escandaloso fraude de las carpas Covid, que todavía no concluye.
Como operador de los negocios sucios de Carlos Joaquín, se le entregó un contrato por 44 millones de pesos, ya que con la empresa Iaffer, Jorge Brizuela Guevara, resultó beneficiado por asignación directa por el Oficial Mayor, Manuel Alamilla Ceballos (puesto para que hiciera negocios Pedro Joaquín, medio hermano del gobernador). Se le dio la obra de carpas a pesar de que no estaba registrado como prestadora de servicios, lo que de entrada también es violatorio a las leyes.
Hay que anotar que la Oficialía Mayor, fue desaparecida subrepticiamente hace algunas semanas por Carlos Joaquín para tapar esta y varias otras corruptelas que cometió junto con Alamilla. La desaparición estaba fuera de las facultades del gobernador y por ello está pendiente que el Congreso interponga una demanda ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). La intención es que la se desaparezcan todo tipo de documentos y desde la Secretaría de Finanzas (que asumió todo el control) se borre cualquier evidencia.
Volvemos al asunto de las carpas Covid. Después de tener la autorización, para no sudar ni gastar, subcontrataron a otras empresas para que hicieran todo el trabajo. El administrador de los turbios negocios de Carlos Joaquín recibió los pagos y a ninguna empresa le pagaron sus servicios, por lo que todas empezaron a presionar y exigir a las autoridades y al mismo gobernador que requerían sus recursos para recuperar lo invertido.
Pero ni Yohanet Torres Muñoz, de la Secretaría de Finanzas; ni la administradora de la secretaría de Salud, Elvia Aguillón; ni el gobernador; ni el contralor Rafael del Pozo Dergal, le hicieron caso a la constructora Ingeniería Solución Aporta; Constructora Yama; Media Tensión, proveedor de aires acondicionados Juan Carlos Kinil; Equipamiento y Renta de Equipo Médico; Versatilidad; infra Oxígeno (gases medicinales, tuberías, plantas de emergencia, operación).
En Quintana Roo se instalaron 278 camas extras con ventilador, y en plena contingencia sanitaria, empresarios como Omar Macías, de Aporta, han amenazado con retirar las carpas por el retraso que tienen de tres meses en sus pagos. El venezolano había cobrado y desaparecido pero ante esta amenaza reapareció con su compañera Vanessa Vargas, para tomar con lujo de violencia las instalaciones, con el apoyo de autoridades, para evitar que se quedara la entidad sin carpas Covid. El robo parece consumado, pero el escándalo toma dimensiones nacionales.

EL BRAZO EJECUTOR DE CARLOS
Brizuela Guevara se ha visto involucrado en diversos escándalos y en negocios turbios, siempre bajo el amparo protector del gobernador de la entidad. Lo mismo se le ha visto bebiendo con Carlos Romero Deschamps en bares de Isla Mujeres (acompañado por el regidor Isacc Janix), que peleando en campos de golf a los que amenaza con mandar a golpear en todos los diarios nacionales a los que controla el gobierno, o en audios que están en internet donde se menciona intimidades de la esposa del alcalde de Tulum o se defiende amenazante de cualquier ataque.
Una de los encargos que le ha hecho el gobernador panista es el de atacar a periodistas. No son pocos los que han sido amenazados y agredidos por tener una postura crítica contra el mandatario estatal. Pero sobre todo se le conoce por manejar todos los negocios turbios que realiza Carlos Joaquín a lo largo de la entidad. Y ahí entra una gran variedad de actividades.
Pero lo más escandaloso es que también se le ha acusado de ser el autor intelectual de los atentados con bombas a los barcos de exgobernador Roberto Borge Angulo, tal como lo acusó el diario Reforma. Con ello inauguraron en la entidad el estilo del narco colombiano, cuestiones que no se habían visto en la entidad. Ahí se manejó con intereses de otras navieras y los compromisos de Carlos con ellos.
Por ello, en un primer momento se pensó en que Brizuela seguiría los pasos de Isaías Capellini Lizárraga, hombre que sabía mucho y trabajaba en las fontanerías del poder del gobierno de Borge que fue silenciado antes de que terminara su mandato. Pero cobra fuerza la posibilidad de autoatentado, ante todos los escándalos mediáticos y financieros que se pueden tapar.

De igual forma estaría involucrado con el fraude de las carpas Covid, al tranzarse 44 millones de pesos.

El venezolano señala a los periodistas Eduardo Rascón Gutiérrez, Julián Santiesteban y Alfredo Gris como los presuntos responsables

También indicó que sería víctima de amenazas por parte de enemigos como : Carlos Mimenza o Jorge Marzuca

5 impactos de bala recibió la camioneta donde se transportaba Brizuela Guevara

Te puede interesar

Advertisement