Volkswagen planeó vender un Vocho de 4 puertas

A finales de los sesenta, Volkswagen buscaba atender a nuevos mercados, en particular familias que en número crecían tras haber superado las grandes guerras mundiales

14

CIUDAD DE MÉXICO.- Uno de los vehículos más emblemáticos a nivel mundial es el Beetle, Sedán, o Vocho (así lo conocemos en gran parte de América Latina), y como todo, tuvo que desaparecer.

Fue el 30 de julio de 2003 cuando la planta de Volkswagen de Puebla ensambló la última unidad, la leyenda desapareció paulatinamente de las agencias, y ahora cada vez se les ve menos en las calles, pero evoca a recuerdos de la infancia de muchos, debido a que fue un auto accesible y muy popular en México.

¿Qué hubiera pasado si no desaparecía?, es una posibilidad que a muchos nos llega a la cabeza. Volkswagen publicó en su sitio de prensa la imagen de un prototipo rechazado del Vocho. Destaca que tiene cuatro puertas, un prototipo que pudo cambiarlo todo. Incluso, de haber llegado jamás habríamos conocido el Golf.

A finales de la década de los sesenta, Volkswagen buscaba atender a nuevos mercados, en particular familias que en número crecían tras haber superado las grandes guerras mundiales que azotaron al mundo entero en las décadas anteriores.

Un periodo de estabilidad demandaba nuevas necesidades, todo parecía estar en auge y crecimiento y llegaron a la necesidad de crear vehículos familiares. ¿El Vocho encajaría en ello?, un modelo de cuatro puertas parecía vaticinar que sí.

Entre 1970 y 1971 se decidió dar salida al Golf llamado Caribe en su primera generación en México. El diseño del sucesor del Vocho fue creado por el italiano Giorgio Giugiaro en un golpe de timón acertado.

Sin embargo, tras la imagen que muestra un modelo del Sedán más grande, con calaveras y carrocería un tanto más grande en comparación al modelo que conocemos, me queda la duda, ¿qué habría sido al llegar este modelo a los mercados?

En definitiva, un modelo de auto requiere cambiar con el tiempo para adaptarse a las necesidades del mercado, y el Vocho pudo hacerlo, pero no fue.

 

Cortesía: Excelsior