Se niega a depilar su uniceja para romper con los estereotipos

Sophia Hadjipanteli ha sufrido de bullying en las redes sociales por su inusual aspecto, a pesar de eso en su cuenta de Instagram suma más de 168 mil seguidores

104

Desde siempre las cejas han sido el centro de todo tipo de tendencias de belleza. Desde llevarlas casi inexistentes, hasta las tatuadas, las tupidas y las que se popularizaron recientemente de aspecto pluma.

Sophia Hadjipanteli se hizo famosa gracias a su densa uniceja muy parecida a la de Frida Kahlo. Desafortunadamente por su singular aspecto las criticas en redes sociales no han sido del todo buenas.

Por esta razón y con el objetivo de romper estereotipos, la modelo de origen grecochipriota, decidió crear el hashtag #UnibrowMovement (Movimiento uniceja) para tratar que las personas se acepten tal como son.

De acuerdo con el medio británico Daily Mail, la modelo de 21 años, estudiante de Marketing en la Universidad de Maryland, se ha tenido que defender de los comentarios hirientes que suelen dejar los internautas en sus fotografías en las que asegura que nunca se depilará.

La gente dice que tener pelo en la cara es repugnante, pero ¿por qué es así? Probablemente ellos nunca me verán en su vida. Yo quiero servir de inspiración para que la gente vea que lo diferente no tiene porque ser feo”, comentó durante una entrevista que compartió en su Instagram, plataforma en la que suma más de 168 mil seguidores.

No hace mucho la joven posó para una sesión de fotos vestida como Frida Kahlo.

Siempre me ha gustado y pienso que era alguien muy bella“, señaló.

LA MODELO SIN CEJAS

Contrario a ella, existe una modelo que ha destacado por no tener un sólo pelo en su rostro.

Jazzelle Zanauhtti decidió resurarse completamente las cejas al verse inspirada por drag queens en las que, según ella, el maquillaje resaltaba más.

En su cuenta llamada @UglyWorldWide en la posee más de 400 mil seguidores, comparte constantemente fotografías de maquillajes experimentales y hasta divertidos asegurando que su cara es como un “lienzo para los artistas”.


Fuente / Excelsior